Celos entre hermanos ¿quién no los ha pasado?

0

 Si tienes varios hijos, o si tienes varios hermanos sabrás que los celos entre hermanos es bastante frecuente. En muchos casos son originados en el momento de que uno de ellos se sienta destronado.

Es normal que frente a la llegada de un nuevo hermano aparezcan grandes celos. Esta situación puede ser difícil, complicada y bastante delicada. La manera en que se resuelva dependerá de cada familia.

La llegada de un hermano

Celos entre hermanos
Fuente: Hernandez Gonzales

la llegada de un nuevo hijo para los padres significa que deberán duplicar los esfuerzos y la energía para el cuidado del bebé y mantener al o a los hermanos atendidos correctamente, esta atención también implica en brindarles todo el cariño necesario para que no tengan celos.

Los celos pueden significar que tienen miedo de los cambios que tendrá su vida a partir de la llegada de un miembro de la familia, además de ser el hermano menor o ser hijo único ahora se convertirá en el hermano mayor. Esto puede generarles miedo o dudas, especialmente si se encuentre entre los dos y los siete años de edad.

Síndrome del Príncipe Destronado

Celos entre hermanos
Fuente: Hector Villa

Este sentimiento que aparece en el hermano mayor es frecuente, se lo conoce con Síndrome del Príncipe Destronado.

En primer lugar los padres deberán hacer es tratar de entender que estos celos no son malos ni implican algo negativo. Es simplemente que tienen miedo a sentirse desplazados, rechazados y menos queridos. Como adultos deberemos entender este miedo y pensarlo de forma racional. Hasta ahora nuestro niño ha sido el rey de la casa, todo el cariño y la atención eran para él, esto ya no será más así y no porque los padres lo dejen de querer sino porque tendrán que aprender a compartir todo, incluso el amor y la atención

Este miedo, si no pensamos de forma racional, es hasta lógico. De repente otra persona que tendrá más atención ira a vivir a la casa, generando el temor a la perdida de afecto, se podrá sentir abandonado y nosotros, debemos comprenderlos.

Los celos del hermano mayor

Celos entre hermanos
Fuente: Mariano Garcia

Incluso la psicología evolutiva lo acepta como una etapa en el desarrollo infantil: es una respuesta adaptativa.

Además, es increíblemente positivo que tu hijo exprese estos miedos: significa que está afrontándolos a su manera y adaptándose a la nueva situación. Es necesario que le demos la importancia necesaria al tema y tomar cartas en el asunto para evitar que los sentimientos de los niños se intensifiquen y terminen convirtiéndose en una dinámica fraternal que sea difícil de eliminar con el paso de los años.

Y más si pensamos que los celos pueden llegar a manifestarse en las rabietas, los llantos o pueden ser más graves generando un fuerte rechazo hacia su nuevo hermano, generando conductas agresivas o provocando que vuelvan a tener costumbres infantiles que ya habían superado, como tener problemas con el sueño, no querer comer, hacerse pis en la cama o no queriendo hablar de la forma correcta para su edad.

Tips para tratar los delos entre los hermanos

Te daremos algunos consejos que podrás tener en cuenta para tratar los celos que existe entre los hermanos y así tratar de la mejor manera posible la situación que se está planteando en tu familia.

Antes del nacimiento del nuevo hermanito poder darle la noticia contando alguna historia o cuento infantil. Toma la llegada de un hermano como algo normal, cotidiano, que sucede en todas las familia y que le ha pasado a sus amigos. En las librerías encontrarás muchas opciones para podrán compartir en familia.

También podrás hacer partícipe al hermano en diferentes elecciones, por ejemplo en el momento de elegir el nombre, salir a comprarle ropa juntos, elegir la decoración de la habitación.

Trata de pensar lo positivo de la situación y estos pensamientos compártelo con él. Algunas frases que ya hemos conocido son de mucha utilidad, entre ellas ‘tendrás un hermano con quien poder jugar’, ‘vamos a necesitar que nos ayudes a cuidarlo’, ‘podrás enseñarle cosas que ya sabes, como portarse bien, caminar, hablar’.

Si bien es necesario que se marque algunos límites frente a las rabietas y su comportamiento no deberemos enfadarnos ni castigarlos, si bien se deberán rechazar actitudes agresivas o que puedan resultar ofensivas para el menor.

Es muy importante que no caigas en el error de compararlos. Cada uno de ellos será único y frases como ‘mira lo bien que se porta el bebé’ lo único que generarán es más bronca. Además estarás fomentando la competencia sin sentido entre ellos y el fantasma de que uno de los dos pasará ser el preferido, el favorito.

Dedica un tiempo individual para cada uno. Piensa que son diferentes y que tienen necesidades distintas. Cada uno de ellos necesitará mayor atención en algunos aspectos y otros en otros aspectos.

Al pasar un tiempo considerable con cada uno de ellos verán que el vínculo tan especial entre ellos no ha desaparecido y que el amor sigue intacto.