Consejos prácticos a la hora de elegir la ropa de cama

0

El dormitorio es una de las partes más importantes de cualquier casa. Es ahí donde terminamos cada día para recargar las pilas para la jornada siguiente. Debido a esto, es muy importante que sepamos decorarla de forma correcta para convertirla en un lugar de relax, tranquilidad y descanso. En la página diezxdiez.es podemos encontrar una gran variedad de opciones para conseguir el efecto deseado, pero para su elección, es muy importante tener en cuenta los siguientes consejos que os dejamos.

Tamaño de la cama

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es el tamaño de la cama que necesitamos. Por ejemplo, si utilizamos un colchón de 1,30, las sábanas deberían ser de ese mismo tamaño para que queden bien. Sin embargo, en el caso de las fundas nórdicas, estas deberían ser una talla mayor ya que necesitará mayor espacio debido al uso de relleno.

Practicidad en la ropa de cama

Cuando vamos a elegir la ropa que utilizaremos para vestir el dormitorio es muy importante que nos decantemos por tejidos que sean sencillos de limpiar. Una de nuestras recomendaciones es que se traten de materiales que podamos meter en la lavadora sin miedo a que puedan estropearse. No penséis que este tipo de materiales suelen ser caros, sino que es posible encontrarnos ropa de cama barata con estas características.

Si podemos, también sería interesante decantarnos por algún material de fácil planchado o que tengan pequeños pliegues o texturas que eviten esta molesta tarea doméstica. Seguro que lo acabarás agradeciendo.

Tipo de tejido dependiendo de la estación

El tejido elegido para vestir la cama puede influir en nuestro descanso. Por ejemplo, en los meses de más frío no es lo mismo dormir sobre unas sábanas de franela que hacerlo sobre una de raso. La calidez que aporta el primero hará que durmamos de forma más placentera. De igual forma, en los meses de verano es muy importante que apostemos por un tipo de tejido más fresco.

Calidad de los materiales

No todos los materiales son iguales y, aunque sea para dormir, es muy importante que elijamos aquellos de mejor calidad, siempre dentro de nuestras posibilidades, claro está. Aquí nos podemos encontrar varios tipos:

  • 100% algodón: Este material hace que la ropa de cama sea muy confortable, lo que ayudará a una mejor calidad del sueño.
  • Algodón y poliéster: Además de tratarse de un material muy confortable, también destaca por su practicidad.
  • Seda o satén: Se tratan de materiales más delicados pero que, además de aportar comodidad, también aportan mucha elegancia al dormitorio.

Elección del color

A la hora de elegir el color de la ropa de cama, la mayoría lo hacemos por gustos o afinidades, pero además de esto, deberíamos tener muy presente los efectos que estos hacen sobre nosotros. De todos es sabido que colores claros o pastel son capaces de generar un efecto de relajación, mientras que los colores más vivos hacen el efecto contrario, es decir, transforman el dormitorio en un lugar más excitante. Como recomendación, si nuestro dormitorio no es muy grande, lo mejor es apostar por colores claros para dar una sensación de mayor amplitud.

Decoración de la cama

Por último, no nos podemos olvidar de la decoración de la cama. Lo más sencillo y útil es apostar por el uso de cojines. Se tratan de unos elementos que nunca pasan de moda y que podemos hacer nosotros mismos gracias a los muchos talleres DIY que nos podemos encontrar en la red.

¿Qué otros consejos darías a nuestras lectoras para elegir la ropa de cama perfecta? ¡Animaros y compartir vuestros comentarios!

Dejar respuesta