Cuidado de tu piel: diferentes mascarillas caseras

0

En este artículo encontrarás diferentes mascarillas caseras para el cuidado de tu piel, verás como con el paso de los días tu piel empieza a lucir más sana y espléndida.

Mascarillas para pieles sensibles

Cuidado de tu piel
Fuente: Unique Hotel

Las pieles sensibles suelen dar mucho picor, además de descamarse con facilidad, sufrir rojeces y algunas erupciones. Diferentes estudios demostraron que cerca del 60 por ciento de las personas tienen la piel sensible y que, día a día, la cifra aumenta.

El incremento es una consecuencia de una mayor exposición a los rayos ultravioletas, el estrés y la polución del ambiente.

Primera mascarilla casera para la piel sensible. Ingredientes: una cucharadita de pulpa de aloe, huevo entero, una cucharada de miel, dos cucharadas de harina de cebada. Deberás mezclar todos los ingredientes hasta lograr una preparación semilíquida. La misma deberá ser extendida sobre la piel usando un pincel. Dejarla actuar por no más de 20 minutos o hasta que se seque totalmente. Después lavar el agua tibia o con un jabón humectante.

Segunda mascarilla casera para piel sensible. Ingredientes: una cucharada de pulpa de aloe, una cucharada de pulpa de pepino, 200 gramos de yogurt natural, dos cucharadas de harina de cebada. Es una mascarilla especial para los cutis delicados. Después de mezclar los ingredientes deberás aplicar usando una gasa. Crear una capa de medio centímetro de espesor, dejar actuar entre 15 y 20 minutos. Retira lavando con agua tibia.

Alimentos para la piel sensible

Cuidado de tu piel
Fuente: Visit Fingers

Las mujeres que tienen su piel sensible pueden ingerir algunos alimentos que permiten controlar la hidratación de la piel. En este punto es necesario controlar la actividad de las acuaporinas (proteínas que se encargan de la entrada y salida de agua de las células de la piel). El té verde, el mentol, la cafeína, el aceite de árbol de té y algunas vitaminas se encargan de estimular la actividad de las acuaporinas.

La granada es un alimento que ayuda a la activación de las acuaporinas evitando la degradación de las fibras de colágeno de las pieles de las mujeres con algunos años. Esto permite que se mejore la hidratación de la piel, ayudando a que parezca más joven. Otro excelente alimento para el cuidado de las pieles sensible es el melón. Esta fruta es rica en agua (95 por ciento), vitaminas y mucílagos que permite mantener hidratada y suave tu piel. Por esa razón el melón es incorporado a muchos productos cosméticos, especialmente los pensados para reparar e hidratar.

Recomendaciones para la piel sensible

Cuidado de tu piel
Fuente: Dennis Wong

Para mantener en óptimas condiciones la pieles sencibles será necesario mantener su pprotección y su hidratación. Cuando una piel está bien hidratada se irrita mucho menos, es más resistente a los cambios (externos e internos) y presenta una mayor grado de confort.

Por esa razón los cosméticos que están creados para pieles sensibles deben contener ingredientes que retienen la humedad además deben ser de gran pureza, reparadoras, con componentes como la urea, liposomas, ceramidas, que ayuda a recuperar la capa superficial de la piel.

Muchos productos para las pieles sensibles son calmantes, cuentan con extractos vegetales de aloe, vid, caléndula, camomila, regaliz o sauce. Algunos cosméticos incluyen aguas termales, ideales para tratar la sensibilidad cutánea. También se agregan productos como castaño de las Indias, avena, algas marinas (que incrementan las defensas de la epidermis).

Siempre se deberán usar cosméticos de calidad. Procura usar cosméticos que estén formulados específicamente para este tipo de piel. Verifica que sean hipoalergénicos y no comodogénicos para minimizar la posibilidad de reacciones cutáneas.

Las mejores cremas son las que son más fluidas, además son las que generan una menor intolerancia que las cremas que son más untuosas. Cuando consigas una crema que te genere buenos efectos no cambies, sigue usándola.

Consejos para hidratar tu piel

Cuidado de tu piel
Fuente: Anna

Si tu piel no tiene acné ni poros abierto, tampoco tiene brillo es porque sólo cuenta con un 10 por ciento de agua. Tu piel está seca. Esto se genera porque las glándulas cebáceas producen menos cantidad de sebo que lo normal.

Existen diferentes factores externos, como las condiciones climáticas y la contaminación o climatización pueden provocar más sequedad en la piel. Lo negativo de tener este tipo de piel es que aparecen de manera temprana las arrugas, además la piel se irrita con mayor facilidad, generando sensaciones incomodas, como picores.

Para que tu piel seca recupere la hidratación debe contar con una buena protección solar, utiliza una crema solar que tenga un SPF adaptado al tipo de piel. Esta crema deberá ser usada de manera regular.

No es aconsejable exponerse al sol si no es necesario, especialmente en las horas de mayor calor del día. El jabón que uses deberá ser suave, lo mismo que los productos de limpieza. Si son usados productos muy fuertes la piel podrá volverse más seca y se podrá sentirse molesta.

La hidratación diaria de la piel es una costumbre que no se debe perder. Recuerda siempre usar la crema adecuada, esto ayudará a reparar la película hidroleipica que cubre la epidermis.

Gracias a una dieta equilibrada se podrá mantener la piel sana. Es fundamental comer al menos cinco piezas de fruta y verdura que sean ricas en antioxidante. Esto ayudará a lucir radiante y fresca.