Forma correcta de lucir las faldas

0

Las faldas nos permiten lucir femeninas, se pueden usar tanto en el verano como en el invierno. Temporada tras temporada podemos verlas, en diferentes modelos, sobre las pasarelas más prestigiosas del mundo. Nosotros te brindaremos algunos secretos para que puedas sacarle el mayor beneficio posible.

Una buena opción es combinarlas con unos bonitos zapatos de tacón, que pueden ser sandalias o algún modelo cerrado. De esta forma lucirás más elegante. Si quieres que tu estilo sea más informal combínala con alguna camiseta.

Para obtener un look mucho más formal nada mejor que combinar la falda con una blusa que tendremos que meter dentro de la falda, especialmente si se tiene un talle alto.

Forma correcta de lucir las faldas

En el caso de que no tengas la costumbre de usar tacones podrás lucir las faldas con calzado plano, como alguna sandalia o bailarinas. En ese caso tu look será totalmente preppy. En este tipo de look usa alguna cartera tipo bandolera y alguna camisa que tenga algún mensaje o se vea más casual.

Uno de los errores más frecuentes que podemos cometer al elegir una falda (o cualquier tipo de prenda) es no considerar el tipo de cuerpo que tenemos. Si queremos lucir bien deberás conocer tus curvas y elegir un modelo con el cual te sientas verdaderamente cómoda.

Las minifaldas lucen muy bonitas, pero son para las mujeres más altas y que no tienen más de 30 años. Después de esa esas lo más recomendable es lucir algo más tapado, puede ser una falda midi por la rodilla o más larga. No es necesario ponerte una falda demasiado corta para verte sexy, el secreto está en como la complementarás con otras prendas y accesorios.

Foto | Flickr

Compartir
Artículo anteriorRingly ¡El anillo inteligente con estilo!
Artículo siguienteEvita la sequedad de tus pies
Mi nombre es Leticia del Pino. Soy Licenciada en Publicidad y trabajo como Editora de Contenido desde hace varios años. Me gustaría poder compartir con nuestras lectoras temas vinculados al desafío de ser mujer sin dejar de lado las tendencias que van apareciendo día a día.