Hilos tensores, el sistema revolucionario para combatir los signos de la edad

0

Con el paso de los años, vamos notando que nuestra piel vaya perdiendo tirantez y empiecen a aparecer las primeras arrugas o marcas de expresión. Es una situación muy molesta para la mayoría de las mujeres, aunque en los últimos años también para muchos hombres. Se tratan de los clásicos signos de la edad que tarde o temprano se desarrollan en todas las personas. Para combatirlos, lo más habitual es acudir al uso de cremas especiales antiarrugas, ejercicios o acudir a un especialista para llevar a cabo un tratamiento rejuvenecedor. Son muchas las técnicas que nos pueden ofrece en una clínica de estética, pero hoy nos queremos centrar en un sistema que ha adquirido una gran importancia en los últimos años. Estamos hablando de los hilos tensores.

¿Qué son los hilos tensores?

Los hilos tensores es una técnica que se viene utilizando desde hace algunos años y que nos ayuda a rejuvenecer nuestra piel de varias partes de nuestro cuerpo sin tener que pasar por el quirófano. Son más delgados que un cabello y vienen precargados en una aguja para ser insertados debajo de la piel. De esta forma, pasan totalmente desapercibidos.

Estos hilos tensores están compuestos por polidioxanona, un material que se caracteriza por ser biocompatible, es decir, que los hilos pueden ser reabsorbidos por el organismo, ayudando a generar colágeno en la piel. Además de no producir ningún tipo de alergias

Muchas de vosotros estaréis pensando que se trata de una técnica muy cara y que está al alcance de muy pocos bolsillos, pero esto no es así. El promedio del precio de hilos tensores es de 575 €, un precio ridículo para los resultados que podemos conseguir con el tratamiento. También hay que decir que este precio es orientativo y que puede depender de otros factores. De todas formas, lo mejor es acercarse a una clínica especializada y que nos informen de ello.

¿Cuál es el proceso para utilizar hilos tensores?

El tratamiento de los hilos tensores, se caracteriza por ser rápido, seguro y eficaz. Suele tratarse de una intervención que puede rondar entre los 30 y 45 minutos, dependiendo del número de hilos a colocar y la zona donde se ubicarán.

Para su implantación, se utiliza anestesia local y será llevado a cabo por un especialista. Cuando la anestesia ha empezado a hacer efecto, comenzará el proceso de introducir en la zona las aguas que tienen cargado el hilo. Una vez colocados, las agujas son retiradas y los hilos permanecerán en esa zona, provocando un efecto tensor y reactivando la producción natural de colágeno.

Finalizado el proceso de colocación de todos los hilos, el paciente podrá irse a su casa luciendo un rostro más juvenil, pudiendo hacer vida normal desde el primer momento, teniendo siempre precaución de no recibir ningún golpe en la zona que ha sido tratada.

Beneficios de los hilos tensores

Veamos a continuación los principales beneficios de utilizar hilos tensores:

  • Este tratamiento es ideal para parar el reloj biológico, consiguiendo mejorar los signos de la edad, arrugas, pliegues y cualquier marca de expresión. También se ha comprobado que el uso de este elemento activa la producción natural de elastina y colágeno.
  • Es una técnica que puede ser utilizada en muchas partes del cuerpo, no sólo en el rostro.
  • Los resultados se pueden observar desde el minuto uno, mejorando los resultados según el cuerpo los va reabsorbiendo.
  • Se trata de un tratamiento poco invasivo e indoloro, lo que hace que se produzca una rápida recuperación del paciente.

Si queréis conseguir un efecto lifting duradero sin pasar por el quirófano, los hilos tensores son la mejor opción. Riesgo mínimo y resultados impresionantes. ¿A qué esperas para informarte?

Dejar respuesta