Qué es depresión postparto

0

Una de las condiciones de salud mental, que se presentan hoy en día, es la llamada depresión postparto. No es lo que diríamos una “enfermedad nueva” porque durante mucho tiempo, la mujer ha sufrido la misma, que ha sido mal diagnosticada,  tratada con tratamientos inadecuados y en muchos casos ignorada como “otra enfermedad momentánea femenina”.

La depresión es una enfermedad mental que cuando se presenta en las semanas o meses posteriores al parto se denomina depresión postparto. La misma es un desorden psicológico que hace sentir a la mujer en un sentimiento de infelicidad, desesperación y  en muchos casos, puede llevarle a tomar medidas fatales. Cuando se presenta luego del parto es un estado de infelicidad que puede llegar a afectar también al recién nacido, que puede ser motivo de rechazo o abandono por la madre.

Hoy en día, se sabe que  un 10% y 15% de todas las mujeres desarrollan alguna forma de depresión postparto que dura más de dos semanas. Sin falta de atención para la depresión posterior al parto, la situación puede agravarse. Los médicos recomiendan que toda mujer sea honesta con su médico sobre la manera en que se siente luego del parto y que externe los sentimientos que de tristeza se presentan.

flor-marchita

Las depresiones  postparto, se agravan básicamente por la falta de atención, y aunque son evidentes,   en los días siguientes al nacimiento del bebé, algunas también pueden aparecer semanas o meses después, razón por la que es importante que tanto la pareja, como la familia y el médico mantengan atención en la madre.

Es normal que durante  la primera semana, posterior al  parto, las madres se sientan agobiadas ante la responsabilidad del nuevo bebé, sobretodo si son primerizas, pero no están exentas las que son madres de nuevo, porque no existe modo de establecer certeramente quiénes sí y quiénes no, pueden sufrir de depresión postparto. Lo importante es estar consciente que es un riesgo sentirse entristecida y dar paso a la depresión postparto.

Hay que informar al médico sobre los sentimientos que provoca, el alumbramiento, el cuidado del bebé y cualquier otro que nos haga sentir agobiadas, entristecidas, o preocupadas, porque de esta manera el médico puede ayudar a la situación con una terapia que  permite superar la depresión.