Aprende a cuidar tu cabello en verano para evitar su deshidratación

El sol, el cloro de las piscinas o el agua del mar, son factores que influyen negativamente en nuestro cabello durante el verano. Todo esto hace que el cabello se deshidrate, necesitando entre un 15% y un 17% más de agua para evitar esta situación. Debido a este motivo, desde Hospital Capilar han compartido algunas pautas para evitar las consecuencias negativas del verano en nuestro cabello.

De esta forma, los principales síntomas que muestra un cabello desnutrido son la apariencia de estar apagado y de tener una textura seca y quebradiza, sin brillo y con falta de volumen o movimiento natural, además de existir una pérdida de flexibilidad que hace que se rompa con facilidad al estirarlo, siendo más propenso a las puntas abiertas y a enredarse más.

Además, está situación se agrava en pelos teñidos o decolorados, ya que estos se vuelven más sensibles a la exposición solar, pierden la defensa natural del cabello y se queman con más facilidad. La doctora Segovia subraya que “los tintes químicos provocan que nuestra melena se reseque más al modificar la capa media del pelo, donde se localiza la melanina responsable de la coloración de nuestro cabello”. Por ello, es recomendable aplicar protección solar alta antes de exponernos a jornadas prolongadas al sol, con el fin de evitar que se modifique el color o la forma del cabello.

Por otro lado, se debe prescindir, en la medida de lo posible, del uso de elementos como secadores o planchas durante esta época del año, debido a que en verano sometemos al pelo a diferentes factores agresores con mayor frecuencia y existe una mayor tendencia a romper la fibra capilar. En caso de utilizarlos, se aconseja aplicar protectores térmicos y utilizar el secador con aire templado o frío y no demasiado cerca del cabello, a unos 20 centímetros del mismo.

Para hacer frente a la sequedad capilar, se recomienda utilizar champús acordes a nuestro tipo de cuero cabelludo que no contengan sulfatos o alcohol y acondicionadores rico en aceites vegetales, así como mascarillas ultrahidratantes una vez por semana o protectores solares que protejan el pelo de los efectos nocivos de la temporada estival. Además, se aconseja masajear el cuero cabelludo al lavar el pelo, siempre con agua tibia.

Asimismo, es importante seguir una dieta equilibrada y rica en grasas saludables para mantener sano e hidratado nuestro cuero cabelludo y beber unos dos litros de agua al día, aunque no se debe abusar de determinadas sustancias como la cafeína.

Ir arriba