Humor

Descubre qué le pasa al Espetec de Casa Tarradellas cuando llega a casa

Descubre qué le pasa al Espetec de Casa Tarradellas cuando llega a casa

Casa Tarradellas acaba de lanzar una nueva campaña sobre uno de sus productos estrella, el espetec. En él se refleja la convivencia de una familia corriente y sus tentaciones sobre el Espetec Casa Tarradellas. Uno por uno y, poco a poco, cada miembro de la familia se encarga de comerse su porción del espetec a escondidas, claro, al final, cuando…

El fondo de armario

El fondo de armario

Nunca he tenido claro ese concepto, a pesar de que lo nombran mucho en los medios que hablar sobre moda y estilismo. Los diseñadores, estilistas y comunicadores expertos en la materia aconsejan que tengamos siempre un fondo de armario porque nos puede salvar de ciertas situaciones comprometidas. Yo he descubierto el mío y salvar, lo que se dice salvar, no…

La operación bikini con anestesia, por favor

La operación bikini con anestesia, por favor

Con la llegada repentina de este verano prematuro, creo que he llegado tarde a la operación bikini. Normalmente, cuando llega el calorcito y empiezas a desprenderte de las prendas de invierno, tienes un tiempo de adaptación para ir destapando partes del cuerpo poco a poco. Primero empiezas por los brazos y es cuando te das cuenta de que tienes un…

Quiero un horóscopo optimista

Quiero un horóscopo optimista

Lo reconozco; soy de las que lee la predicción de mi horóscopo para la semana. A pesar de su poca fiabilidad, de la escasa eficacia en sus predicciones, de la sospecha de que el que lo escribe, no es más que otro redactor de la revista, periódico o portal en el que aparece… A pesar de todas esas cosas, siempre…

Las dichosas cadenas… ¿Qué hago? ¿Lo reenvío?

Las dichosas cadenas… ¿Qué hago? ¿Lo reenvío?

En el artículo de ayer, hablaba de la proliferación de mensajes que se suceden diariamente en nuestros correos, donde nos invitan a reenviar un mensaje ya sea para prevenir de un fraude, de un timo o para ayudar a otras personas o no sufrir las gravísimas consecuencias de romper una cadena. Al principio, yo los reenviaba sin dudar, para avisar…

Ir arriba