Cirugía estética: 10 mentiras sobre los riesgos de operarse en verano

Cirugía estética: 10 mentiras sobre los riesgos de operarse en verano 3

Cada vez son más las personas que deciden aprovechar las vacaciones de verano para ponerse en manos de un cirujano y corregir aquellas cosas de su anatomía con las que no se sienten plenamente satisfechos. A pesar de eso, son muchos los rumores y las leyendas urbanas que nos advierten de los peligros de pasar por quirófano en los meses de calor:

  1. No te debes/puedes operar: La realidad es que uno puede operarse cuando le venga en gana, siempre que pueda permitírselo económicamente y que cuente con el beneplácito de su cirujano.
  2. Los hematomas te impedirán tomar el sol: ¿Desde cuándo un hematoma ha sido un impedimento para ponerse morena? Lo cierto es que podrás tomar el sol pasados quince días desde la intervención, aunque siempre vendrán bien los protectores solares.
  3. La inflamación empeora con el calor: Lo que empeora es la sensación subjetiva, pero normalmente quien se puede permitir una operación de este tipo, tiene aire acondicionado en su casa.
  4. Las cicatrices también te impedirán tomar el sol: Hoy en día comercializan bandas de silicona para tapar las cicatrices y evitar las consecuencias negativas que pudiera tener el sol sobre ellas. Aún así, no está de más que extremes precauciones.
  5. La probabilidad de sangrado tras la intervención aumenta con las altas temperaturas: No es cierto. Ese tipo de riesgos los determina en cada persona el estudio preoperatorio, no el termómetro ambiental.
  6. Los cirujanos están de vacaciones, y no habrá personal cualificado para atender posibles urgencias: Todas las clínicas cuentan con un equipo de profesionales capaces de responder ante cualquier complicación.
  7. Sólo se pueden realizar algunas intervenciones: Se puede realizar cualquiera, aunque es recomendable evitar las de gran envergadura, como la abdominoplastia, cuyo post-operatorio es un poco más largo.
  8. Los vendajes resultan más incómodos en verano: Seamos realistas, ningún vendaje resulta cómodo en ninguna circunstancia, pero hoy en día se utilizan vendajes elásticos y relativamente cómodos, que incluso permiten la eliminación del sudor.
  9. Durante el post-operatorio no podrás bañarte: Lo cierto es que las primeras 2-3 semanas deberás evitarlo, pero a partir de ese momento la natación moderada está muy recomendada.
  10. No podrás viajar por culpa del post-operatorio: Después de cualquier operación lo mejor es guardar todo el reposo que nos sea posible, pero a partir de la segunda semana podrás hacer vida prácticamente normal.

En cualquier caso, escucha los consejos de tu médico, que es quién sabe los pormenores de cada caso clínico.

Vía | Ultimate Beauty

Ir arriba