Deporte y embarazo

Deporte y embarazo 3

Las mujeres deportistas pueden mantener el mismo ritmo de vida al que su cuerpo está acostumbrado hasta el 5º y 7º mes de gestación, siempre teniendo en cuenta la capacidad respiratoria, ya que la capacidad física se limita por la situación gestora, debido a la ocupación del abdomen, la limitación del movimiento respiratorio y el aumento de peso.

Estas mujeres pueden adaptar su entrenamiento a sus nuevas condiciones y bajar el ritmo y la intensidad, pero nunca dejar a un lado el entrenamiento físico.

Si aparecen hemorragias o contracciones, ello obliga a interrumpir el ejercicio físico, claro  está que no se puede arriesgar esta etapa de la vida en la que damos vida a un nuevo ser, por lo tanto no es el momento de iniciar la intensidad en el ejercicio.

Se aconseja no realizar ejercicios de impacto como correr, aeróbic, etc., ni abdominales puros después de haber dado a luz, aunque sí puedes comenzar nada más caerse los puntos o anteriormente si no te hicieron.

Los ejercicios deben se progresivos para ir cogiendo fortaleza en la pelvis y en los músculos del abdomen, los cuales son los que más se debilitan durante la gestación.

Sin embargo siempre hay un punto negativo en todas las cosas y en este caso es que muchos profesionales afirman que el deporte intenso puede perjudicar tanto como estrés para aquellas mujeres que buscan quedarse embarazadas.

Fuente: saludalia

Ir arriba