El cuidado del cabello

El cuidado del cabello 3

El cabello es una de las partes de nuestro que nos hace atractivos, por ello hay que cuidarlo para tenerlo sano y bonito.

Hay muchas soluciones para que no se reseque, se vuelva quebradizo, graso, casposo o se caiga con relativa frecuencia.

El cabello hay que lavarlo habitualmente, una o dos veces por semana. Los mejores champús son los neutros para poder hacer estos lavados frecuentemente, incluso si hubiera que hacerlo diariamente. En verano es necesario lavarlo después de un día de playa o piscina para eliminar las sales o el cloro que lo resecan.

Antes de aplicar un champú hay que humedecerlo, consiguiendo usar menos champú, simplemente el suficiente para nuestro cabello.

Después de terminar el lavado, usando primero agua tibia gradualmente hasta fría, cosa que favorece la circulación sanguínea en el cuero cabelludo, además de estimularlo en su crecimiento y fortalecerlo, lo cepillamos con un cepillo suave y lo secamos sin abusar del secador demasiado caliente e intentar evitarlo de colorantes, lacas o geles.

Una costumbre nada beneficiosa es la de rascarnos el cuero cabelludo con las uñas, bien para aliviarnos el picor o para aplicarnos el champú en el lavado. Es mejor masajear con la punta de los dedos aunque haya que aplicar varias veces el champú.

Para no prolongar el aire demasiado caliente en el cabello para su secado, podemos quitar la mayor parte de la humedad con una toalla preferentemente de algodón efectuando un suave masaje con ella.

La costumbre de algunas personas a estar permanentemente cepillando el cabello no es nada beneficiosa, al igual que las trenzas o coletas, ya que estas suponen una gran tensión para la salud del mismo. Lo mejor es cepillarlo un par de veces y dejarlo suelto para liberarlo de tensión.

Fuente: cuidado del cabello

Ir arriba