¿Golpeas adecuadamente a tu mujer?

 

Autor: Guacimara

Las recomendaciones de un Doctor,  que se «pegan» con las ideas de las mujeres.

Varias publicaciones se hacen eco de la igualdad entre hombres y mujeres.  El nivel más alto se da en los países nórdicos. España se situa en el puesto nº 10. Ahora mismo estamos por delante del Reino Unido o Francia, por ejemplo.  Pero no quiero hablar de progreso, sino de todo lo contrario.

Igual que en muchos países se tiende a este trato igualatorio, en otros se sigue dejando a la mujeres muy por debajo de los hombres en cualquier situación o estamento social, religioso etc …

Es como una extraña contradicción, donde la casa familiar sale adelante con el esfuerzo máximo de las mujeres, la dedicación hacia la familia, la absoluta atención y casi (si no es total), esclavitud de ellas hacia sus maridos.

Ellas ,»esas pobres que no sirven para nada»,viven y sobreviven para ese mantenimiento, pero…  ¿A qué tiene derecho? ¡A nada!  Su dignidad como ser humano queda olvidada, apartada, arrastrada al pozo más profundo, porque no interesa en ningún momento que tengan ni siquiera un poco de poder.

El colmo de los colmos (uno de ellos ,diría yo ), es el que leo: Donde el Doctor Ghazi Al-Shimari,experto en asuntos familiares, aconseja por la televisión como se debe pegar a una mujer. Recomienda en su intervención que no se haga en la cara para que no queden marcas de la agresión ¡Marcas visibles, será! Porque, ¡vamos!, con un sólo golpe, ya hay una marca, otra cosa es que se vea. Con ese «derecho» que se tiene de pegar a sus mujeres, las marcas de cada golpe, que son todos denigrantes, sucios, intolerables…   estarán ahí, en el cuerpo y en el alma de quien los reciba.

¿Cómo es posible qué se pueda consentir esto?

La absoluta humillación y vejación que supone que los maridos»tengan el poder» del maltrato físico con sus cónyuges, y el psicológico, al controlarlas por el miedo a ese dolor en ambos sentidos, supone que existe una clarísima involución en vez de evolución.

¡Ay las mujeres!

¡Si es que no valen nada…!   Sólo son moneda de cambio, incubadora para los hijos de un hombre  (a ser posible varones, ¡cuidado!), mulas de carga cuando hay que comprar o sirvientas cuando hay que limpiar las casas y cuidar de sus familias…

¿Dónde se ha quedado el valor y la fuerza de una mujer?

¿Dónde se ha perdido la sabiduría de una naturaleza que, por ejemplo, las ha escogido para la maternidad?

¿O para la fuerza del dolor?

¿O para aguantar el sufrimiento?

¿Quién ha dicho qué «no deben valer nada «?

¿Quién decide lo que debe ser su vida?

Cualquier mujer, de cualquier sitio, es, por encima de todo, una persona. Un individuo único e irrepetible. Anular esas condiciones es una aberración de las ideas.

¿Alguien cree que esto se puede tolerar? Creo que no. Y sin embargo, en varios países se consiente y se «recomienda» como debe ser el maltrato. El Doctor que explicó por televisión la cuestión de pegar «decentemente» a sus mujeres, pertenece a Arabia Saudí, un país que está en el nº 124 de esta lista, en la que se cuenta el progreso de la igualdad de sexos.

La pregunta que me parece que se queda en el aire por parte de este grupo de países es ¡Ah…!  ¿Pero hay más de un sexo ?
¡Fíjate que no me había dado cuenta de eso!  Para nosotros -los que poseemos la verdad- sólo existe uno y las mujeres existen para nuestro servicio.

Algo así deben pensar, imagino yo, por lo que nos muestran con estas intervenciones, donde alientan los golpes y «el no rastro de ellos».

¡Creo que no quiero visitar Arabia Saudí!

Últimos artículos

Scroll al inicio