Una boda para ponerse morado

Una boda para ponerse morado 1

Ya hemos comentado en otras ocasiones que añadir algo de color en tu boda es una idea estupenda para no caer en el clásico color blanco y champán que son los que destacan siempre en todas las bodas. Las posibilidades son muchas y para empezar, lo primero que tienes que hacer es elegir color.

Para una boda en otoño o invierno, el berenjena es un tono muy acertado, como puedes ver en la foto. ¿Te gusta?

Y una vez que tienes claro el color, el siguiente paso es elegir cuánto color quieres en la boda. Porque no es lo mismo poner unos detalles que convertir al color en cuestión en el protagonista. Si lo que quieres son algunos detalles, aquí tienes un ejemplo estupendo.

Ya ves que el color no resulta nada excesivo. Las flores del ramo de novia, algún detalle del vestido (podría ser perfectamente el cinturón), las damas de honor y algún detalle en la decoración de las mesas del banquete y en los detalles para los invitados.

¿Te gusta la idea?

Foto de One White Dress

Fuente de la noticia: Una boda para ponerse morado

Ir arriba