-

Afrodisíacos naturales

 afrodisíacos naturales

No siempre tenemos la líbido en pleno auge. De hecho, ya es de sobras conocido que las mujeres somos bastante diferentes de los hombre en esas cuestiones. Ellos se excitan con mayor rapidez y son más visuales (generalmente), en cambio las mujeres pasamos por ciclos hormonales cuyos altibajos pueden hacernos sentir en algunos momentos más “bajas de moral”, sin olvidar que psicológicamente, en ese aspecto, somos algo más complicadas.

Para esos momentos o épocas de bajón existen remedios naturales que actuan como afrodisíacos. Lo mejor de todo es que no sólo aumentarán tu deseo sexual si no que también te ayudarán a encontrarte más más enérgica y animosa.

En todas las culturas se han utilizado a lo largo de los tiempos alimentos, bebidas y brebajes como afrodisíacos. Por ejemplo los alimentos o bebidas que contienen la vitaminas del grupo B aumentan la energía, las del grupo A mejoran la potencia física y las del grupo C que ayudan a la formación de hormonas sexuales.

Lee atentamente los efectos de los ingredientes que cito a continuación y escoge el que más te guste.

Raiz de Ginseng: Los chinos la llevan utilizando desde siglos como infusión. Recomiendan tomarla media hora antes del encuentro sexual. Sus propiedades son revitalizantes y ayudan a mantenerse joven.

Frambuesas, malva, romero y poleo: Tomadas en infusión tonifican y son una inyección para la pasión.

Pimienta y canela: Estas dos especias son conocidas desde hace muchos siglos como potentes afrodisíacos. Condimenta tus platos con una pizca de pimienta y añade canela a algún licor.

Dátiles: Para los árabes los dátiles son el afrodisíaco por excelencia que consideran cuyos efectos de carácter inmediato.

Fresas: La fresa es un estimulante del sistema nervioso. Para mantener los nervios a flor de piel y sentir cada roce en su máxima potencia.

Y si lo que quieres es aumentar el deseo sexual de él prueba a salir un día con un vestido sexy sin ropa interior debajo y susúrraselo al principio de la noche. La tensión sexual está asegurada, así como sus ganas de llegar a casa.

Lo último...