Babel: casualidades críticas

[youtube 9R0WfYhwATU] 

Alejandro Gonzalez Inarritu, una vez más, nos enlaza varias historias paralelas.
Se trata de un fime durísimo, como ya nos tiene acostumbrados, donde las emociones se mezclan con la empatía y el sentimiento de impotencia.

Ficha técnica:
Título Original: «Babel».
Género: Drama.
Dirección: Alejandro González Iñárritu.
Guión: Guillermo Arriaga.
Reparto: Cate Blanchett, Brad Pitt, Gael García Bernal, Mahima Chaudhry, Jamie McBride, Kôji Yakusho, Shilpa Shetty, Lynsey Beauchamp, Paul Terrell Clayton, Fernandez Mattos Dulce, Nathan Gamble. Fotografía: Rodrigo Prieto.
Música: Gustavo Santaolalla.
Producción: Raúl Olvera Ferrer, Steve Golin, Jon Kilik, Tita Lombardo.
Duración: 142 minutos.
País y Año: EE.UU. – 2006.
Estreno en España: 29 de diciembre de 2006.

Entré un poco inquieta en la sala ya que con los antecedentes del director con sus «Amores perros» y «21 gramos» me había dejado de piedra. Pero tenía que ir. El tío es bueno.

En esta ocasión, entrelaza cuatro historias dosde sus personajes se ven envueltos en situaciones críticas hasta la desesperación sin poder hacer nada para remediarlo y que, ante sus ojos, todo va a la deriva, sin remedio.

Dos niños marroquís juegan con una escopeta y cometen un grave error.
Un matrimonio en crisis viven los peores momentos de su vida por una bala desviada.
Una adolescente japonesa lucha contra sus deseos revelándose al mundo y sobre todo a su padre, un viajero amante de la caza.
Una boda en México termina de una forma inesperada en la vuelta a casa de dos jovencitos invitados.

La tensión es contínua aunque los saltos en el tiempo dejan un poco de tregua a la historia; la ameniza.

Se trata de una película completa que te deja hipnotizado desde el primer momento. Al tener ubicaciones muy diversas, la fotografía se convierte en algo muy original. Contrastan los paisajes del seco Marruecos, con los gélidos edificios de Tokio. También la urbe mesxicana, en comparación con la tranquiliad aparente de Estados Unidos. Disfruté mucho de eso, la verdad, porque invita a la imaginación y al dinamismo.

Los actores, muy bien. Un cansado Brad Pitt, con ojeras y arrugas, demuestra una vez más su gran valía como actor fuera de su faceta de guapo de Hollywood. Un reparto de incuestionable calidad donde no destaca ninguno, ya que todos han estado extraordinarios.

Su intrincado argumento te deja sentado en el asiento sin tregua así que os animo a verla. Eso si, se pasa un mal trago; si estáis sensibles, mejor esperad.

Ir arriba