-

De tacón al plano, como del amor al odio

He de reconocer que lo mío con el calzado es una relación de amor odio propia de la telenovela más empalagosa. Una fina línea los separa.

Por motivos saludables, he pasado una temporada llevando zapatillas de deporte, “pisacacas” y zapato plano en general. Tenía la necesidad de tener los pies lo más cerca del suelo posible y no me importaba lo más mínimo estar a la altura que mi constitución me ha dado. No podía ni pensar en la posibilidad de ponerme tacones y me parecía increíble cómo hacía unos meses, había estado subida a unos “andamios”. Ahora controlaba mis pasos, la velocidad, la posición en la que ponía un pie delante del otro.

Sin embargo, no sé qué fenómeno extraño se ha apoderado de mi voluntad pero llevo una semana subida a unos zapatos incómodos, altos y con una suela tan fina que si piso una hormiga me muerde el dedo gordo. Pero, ¡estoy tan mona! No sólo he crecido unos seis centímetros, sino que, además, he adelgazado, o al menos, me miro al espejo y me veo más estilizada. Tal vez sea cierto y el hecho de ir esquivando piedras, baches y hormigas comededos ha provocado que queme más calorías.

La cuestión es que durante estos días, me veo incapaz de bajarme de las alturas y me parece impensable que vuelva a ir a ras de suelo. Siento que voy dominando las calles, que la acera es mía y que no soy modelo porque me pilla mayor pero, igual, si me cruzo con un modisto me propone que desfile en la presentación de su próxima colección.

Eso sí, cuando llego a casa y me pongo las pantunflas, mis pies y mi espalda resoplan y sienten un gran alivio. Si, total, es prácticamente imposible que ningún diseñador se pasee por mi barrio, ¿para qué quiero hacer yo la pasarela del camino al colegio??? No lo sé. Mañana mismo me pongo los botines de suela gorda y emprenderé mi venganza contra las piedras, adoquines y hormigas asesinas.

 

Lo último...

¿Cuál es el mejor regalo? El que más aporta

En este mundo cambiante en el que tenemos prácticamente todo lo que queremos al alcance de la mano, es un auténtico premio conseguir encontrar...

Tips prácticos para completar una mudanza con éxito

Tarde o temprano, todo el mundo tendrá que hacer frente a una mudanza a lo largo de su vida. Ya sea cuando abandona el...

¿Cómo dar un toque de alegría y color a tus outfits de verano?

El verano es la época perfecta para lucir looks frescos y desenfadados. Aunque complementar tus outfits de verano no es una tarea sencilla, siguiendo...

Dormir bien en el embarazo: todo lo que necesitas saber

El embarazo es una de las etapas más bonitas de la vida de una mujer, pero también acarrea ciertos malestares que pueden acabar con...

La nueva normalidad impulsa los tratamientos estéticos

La medicina estética es uno de los pocos sectores que ha conseguido recuperar una actividad similar a la era preCovid-19. Durante el confinamiento los...
Artículo anteriorArreglarse con hijos
Artículo siguienteLa culpa es del metabolismo