Día de la violencia contra la mujer

 

En la actualidad hay al fin una mayor sensibilización sobre la violencia contra la mujer, fenómeno que no es de hoy, sino que existe desde siempre.

Lo que ocurre es que años atrás se consideraba, incluso por la propia mujer, como algo que no debía trascender fuera del hogar (“los paños sucios deben ventilarse en casa”); así mismo las víctimas de este tipo de hechos sentían, y todavía sienten, vergüenza y miedo. Ello, unido a su dependencia económica del agresor en una época en que generalmente era el único que aportaba ingresos económicos a la familia, así como a otra serie de factores de carácter psicológico- que todavía perduran-, dificultaba la presentación de denuncias. Y no pienso que la denuncia sea la solución definitiva al problema; pero sí un importante paso para poder luchar contra los maltratadores y proteger a las víctimas. En no pocas ocasiones requiere un acto de gran valentía por parte de la agredida, la cual está sumida en un estado ansioso, depresivo, de temor, con una baja autoestima y con una dependencia patológica respecto a su agresor. Por lo tanto, la ayuda psicológica es de una importancia primordial para la recuperación y la toma de decisiones de la mujer que sufre maltrato. El acceso en España a un tratamiento idóneo en este sentido actualmente está al alcance de todas las mujeres víctimas de la violencia en el hogar, así como a una serie de medios de todo tipo, de los que en sucesivos artículos intentaré dar información, que hacen que la respuesta de las mujeres, sino fácil, sea menos gravosa.


Nuestra legislación ha avanzado notablemente en la persecución del maltrato doméstico, y en particular, del maltrato contra la mujer; así como en la protección de las víctimas en diferentes aspectos, otorgando a éstas derechos que hasta hace poco no tenían y que constituyen una ayuda fundamental para las mismas. Es necesario conocerlos, pues, sin duda, a más de una mujer maltratada su conocimiento le abrirá las puertas para no tener que soportar la situación que está padeciendo.
Cierto es que la violencia contra la mujer continúa y que prácticamente a diario los medios de comunicación hacen eco de casos realmente estremecedores; pero debemos seguir intentando erradicarla con todos los medios a nuestro alcance, que cada vez son mayores.
Hoy, día de la Violencia contra la Mujer, seamos optimistas, unámonos a las víctimas y brindémosles nuestro apoyo y compresión.
Hagamos un homenaje desde aquí, en la medida que podamos, a esas mujeres que han muerto a causa de los malos tratos.