-

El problema de los celos

celos

Los celos son una respuesta emocional compleja y perturbadora, que surge cuando una persona percibe una amenaza hacia algo que considera como propio. Muchas personas sienten celos hacia su pareja y esto puede llegar a ser algo muy duro para una relación sentimental. Los celos pueden considerarse normales en el sentido de que todos tenemos miedo a perder la persona que amamos. Pero el problema es que van más allá de ese miedo normal, y se convierten en la expresión de un instinto de posesión caso enfermizo.

En el ámbito sentimental, el rasgo más acusado de los celos es la desconfianza y sospecha permanentes en el otro que tiñen, y perjudican gravemente, la relación con la persona amada. Los celos no siempre son consecuencia de un gran amor, ni indican cuánto se quiere, se necesita o se desea a la otra persona. Y, normalmente, quienes padecen preferentemente estos ataques de celos son personas muy centradas en sí mismas, que sólo se curarán saliendo de su autoencierro.

La persona celosa no dejará de serlo, pero sí que puede controlar los celos que siente. Para conseguirlo hay que tener en cuenta que habitualmente padece un problema de dependencia afectiva, asociada con una baja autoestima. Si consigue dominar estos problemas, tendrá los celos bajo control. Si hay motivo real para nuestros celos, planteemos con realismo la situación a nuestra pareja. Y armémonos de valor, paciencia y comprensión para superar la situación. Lo primero que debemos tener en cuenta es que una persona no es de nuestra propiedad. Por ello, es libre de hacer lo que le plazca. No debes prohibirla nada a nadie. Si algo pasa, pasará pero no puedes estar con miedo todo el proceso, debes disfrutar.

Lo último...