-

Grietas en los pezones

Grietas en los pezones 1

El amamantar es uno de los milagros de la vida, la administración del alimento por la madre hacia el bebé de la forma más natural que se puede tener, pero también tiene su técnica para no sufrir dolencias por parte de ninguno de los dos en cuestión.

Las grietas en los pezones son muy dolorosas y molestas, incluso llegan en ocasiones a sangrar, el motivo de este síntoma es la mala posición del bebé durante la succión. Has de ayudarle a que se coloque bien la areola dentro de su boquita. Un buen sistema es esperar a que bostece (lo suelen hacer a menudo) y entonces inducirle la posición adecuada. Ha de coger la areola completa, si solo coge parte de esta, es cuando el pezón se agrieta. Si le ayudas a la correcta posición, él solito se irá acostumbrando.

Si las grietas ya han aparecido, has de sanarlas.

Antes de que el bebé comience a succionar moja la areola con leche para que no estén resecos.

Cuando ya se haya terminado la alimentación, los pezones se han de secar al aire para que las grietas se vayan curando solas. Se le puede aplicar un poco de calor con el secador de pelo.

Si utilizas cubre-pezones, intenta que sean de algodón 100%.

El exceso de lavado tampoco es recomendable, con el baño diario es suficiente. El agua y jabón solo consigue resecar las grietas.

Cuando el bebé comienza a succionar, intenta que coja el pecho menos dañado para que tenga menos fuerza en el segundo.

Fuente: bebes y mas

 

Lo último...