-

Hormiguitas vs quejicas

Hormiguitas vs quejicas 1He trabajado en muchos sitios y en todos y cada uno de esos trabajos, me he encontrado gente trabajadora y gente que no pegaba un palo al agua.

Esto me ha llevado a realizar mi propio estudio y análisis laboral para definir a dos tipos de personas; las hormiguitas y las quejicas. Cabe señalar que en algún caso, he podido encontrar una extraña especie que podríamos denominar “hormigica”, que presenta características de cada distinción.

Pocas explicaciones merece el término quejica, ¿verdad? Me refiero a ese tipo de persona que antes de darte los buenos días – que no suele hacerlo por falta de tiempo- , ya se está quejando de la mucha faena que tiene, de cuánto trabaja, de las responsabilidades que lleva, de lo imprescindible que es y lo poco que le pagan…

Sólo con que mantuviera la boca cerrada durante unas horas, seguro que conseguía adelantar el trabajo de tres semanas. Cuando tienes que pedirle un papel o le tienes que preguntar cómo lleva alguna tarea, sabes que antes de que te diga “luego te lo doy que todavía no lo tengo”, tendrás que escuchar una larga perorata de sus múltiples y poco valoradas obligaciones.

El otro tipo de persona al que me refiero, es ese trabajador que tiene su mesa llena de papeles pero todos guardan un espacio específicamente dedicado. Si le preguntas si te puede echar una mano, lo hace, y luego sigue con lo suyo. Si el jefe le pide una faena, agacha la cabeza, se sumerge en sus papels y lo hace. Si de repente entra más trabajo y tiene que “apretarse el culo”, como diríamos coloquialmente, se lo aprieta y lo hace. Y, al final de la jornada, en los descansos o en los fines de semana, se dedica a despotricar, hablar de la incapacidad de su jefe y quejarse del volvumen de trabajo pero ha aprovechado toda su jornada, pues, en realidad, es por lo que te pagan.

Lamentablemente, también existen los “jefeciegos“, una especie que es incapaz de reconocer una hormiguita y se deja influenciar por el sonsonete de una quejica. Y es cuando te entran ganas de hacerte boa constrictor.

 

Lo último...