Josefina Aldecoa: Un ejemplo de mujer íntegra.

 

Os voy a contar una anécdota ocurrida ayer 23 de Noviembre delante del Palacio de Congresos de Madrid en la presentación del libro “Maestros de la República de María Antonia Iglesias”.

Delante del Palacio se agolparon 100 personas indignadas por la falta de decoro de la organización del evento al dejar a gente fuera. Ante nuestra cara catatónica los guardias de seguridad le cerraban el paso a la escritora Josefina Aldecoa. Estaba intentando entrar por la puerta de salida, donde había menos gente.
La organizadora salió y dijo: Josefina, tú puedes entrar pero estas diez personas no.
No sé si fueron las formas o la situación, pero Josefina, noblemente, dijo: Pues me quedo fuera.
Esta contestación, en la opinión de todos los que allí estábamos, la llenó de gloria. No solo demostró ser una persona íntegra y solidaria, sino que también le demostró a los organizadores que esas no son las formas correctas de tratar a la gente anónima.
Las personas que vimos la situación, animamos a entrar a Josefina, diciédole que ella no tenía la culpa, que ella que podía, que entrase. Entró.
Seguramente ella sabía que iba a entrar de todas formas, pero sus palabras fueron la fórmula perfecta para que los allí presentes nos quedasemos con ese nombre y esa cara como ejemplo a seguir.

Compartir
Artículo anteriorPublicidad
Artículo siguienteDía de la violencia contra la mujer