La ansiedad: un problema actual

 

La ansiedad es una emoción necesaria para nuestras vidas, ya que pone en marcha nuestro mecanismo de alerta y defensa ante la existencia de un peligro real.

Por lo tanto, es una emoción útil y postiva. El problema surge cuando la ansiedad aparece sin la existencia de ese peligro. No aparece porque sí, sino porque nosotros creemos que hay un peligro cuando realmente éste no existe. No se debe a que estemos locos o paranoicos, sino a que hacemos una interpretación errónea de la realidad sin darnos cuenta de ello y creyendo firmemente que estamos en lo cierto. Por lo tanto, al pensar que nos amenaza algo peligroso, nuestro organismo reacciona con ansiedad como si de un peligro real se tratase; pero, mientras que cuando la realidad es efectivamente peligrosa no estamos pendientes de los síntomas que genera esa ansiedad -ya que nuestra atención se centra en salvarnos de lo realmente peligroso-, cuando el peligro es irreal entonces nuestros síntomas ocupan el lugar principal y consecuentemente, estamos atentos a ellos.

Estos síntomas son muy variados: palpitaciones, dolor en el brazo izquierdo o pinchazos en el corazón, opresión en el pecho, sensación de ahogo, nudo en la garganta, sensación de atragantarse, sensación de mareo, sensación de extrañeza ante las cosas o personas conocidas o/y acerca de nosotros mismos, dolores de cabeza, musculares,…y muchos más.

Si interpretamos esos síntomas de forma errónea, es decir, pensando que nos está pasando algo malo o que nos va a pasar, la ansiedad se dispara porque nos sentimos amenazados por ese peligro que creemos existe. Los síntomas, lógicamente, no desaparecen, sino que, por el contrario, aumentan al aumentar la ansiedad y de esta forma nos convencemos más de que estamos en una situación amenazante, por lo que la ansiedad sigue aumentando y sus síntomas también: éste es el círculo vicioso de la ansiedad.
Hay maneras de hacer frente a la ansiedad y entre ellas, el conocerla, el saber que esos síntomas no entrañan peligro, la respiración diafragmática, técnicas de relajación, ejercicio moderado,..y en muchas ocasiones, ponerse en manos de un profesional.

Los trastornos de ansiedad son: Ansiedad generalidad, ataques de pánico, agorafobia, trastorno obsesivo compulsivo y fobia social, así como fobias específicas.

Ir arriba