Las 10 claves para llevar una alimentación saludable

Todas queremos tener una figura perfecta y a la vez estar sanas todo el año, sin tener que pasar por duras dietas agresivas durante algunas semanas que perjudicarán nuestra salud aunque nos hagan perder peso rápidamente.

Desde onlinepersonaltrainer.es, una empresa que ofrece sus servicios de entrenador personal con objetivos de pérdida de peso, post-embarazo y fitness entre algunos de sus servicios, nos dan las siguientes recomendaciones:

1. Consume 1 gramo de proteína por kilo de peso corporal de forma diaria

Los aminoácidos esenciales y no esenciales que componen la proteína completa de fuentes como los huevos, el pollo, pavo, conejo, ternera, pescados y mariscos mantienen nuestra musculatura necesaria para realizar las funciones cotidianas o deportivas que requiramos, por lo que es importante mantenerla completamente nutrida.

2. Diariamente grasas “buenas”

Los ácidos grasos insaturados son necesarios para regular el colesterol, ayudar a transportar a todas las zonas del cuerpo todos los nutrientes, entre otras de sus funciones, por lo que no debe faltarte de forma diaria un poco de aceite de oliva y un mínimo de 3 veces por semana frutos secos como nueces, cacahuetes o almendras (aunque no toméis más de 30-50 gramos al día porque elevarán demasiado las calorías diarias y engordaréis) y pescado azul: lubina, dorada, salmón, caballa…

consejos-salud-mujer3. Hidratos de carbono complejos de calidad

La función de los hidratos de carbono es proporcionar al cuerpo la energía necesaria para tus actividades. Huye de los hidratos de carbono refinados como los dulces, azúcar, miel, copos de maíz…que crearán un pico de insulina (la hormona segregada en el páncreas que se encarga de metabolizar la glucosa de los hidratos) muy alto y se almacenarán directamente en forma de grasa.

Si consumes hidratos de carbono complejos de un índice glucémico moderado para mantener estables tus niveles de insulina en sangre, tendrás todo el día energía y evitarás que se acumulen en forma de grasa.

Muy buenos amigos tuyos pueden ser las legumbres, la pasta, el arroz y verduras.

4. Bebe un mínimo de 2 a 3 litros diarios de agua y evita el alcohol

Somos un 70% de agua. Facilita la digestión, contiene minerales necesarios para nuestro cuerpo para mantenernos sanos, regula la temperatura, ayuda a no retener líquido y mantiene nuestros riñones sanos entre algunas de tus funciones. Así que, que no te falten tus 8 vasos de agua al día.

El alcohol tiene las mismas calorías que la grasa y deshidratan al cuerpo, por lo que intenta restringirlo a un par de copas en semana.

5. Evita las grasas saturadas

Dulces, fritos, mayonesa, mantequilla, salsas grasas, “chucherías”, lácteos grasos, la mayoría de las partes del cerdo son perjudiciales para tu corazón, arterias y te harán engordar rápidamente, por lo que acostúmbrate a mirar las etiquetas de lo que compres y te sorprenderás de la gran cantidad grasas que llevan muchos alimentos que pensabas que tenían pocas calorías.

Además de estos consejos, el mantenerte en tu línea es una cuestión de las calorías que tu cuerpo necesita más las que gastas respecto a las que consumes: si la diferencia es 0, te mantendrás en tu peso, si es inferior las ingeridas perderás y si es superior engordarás.

Y tú, ¿cuántos de estos 5 consejos sigues?