-

Las chicas de cincuenta

Las chicas de cincuenta

Hasta no hace mucho tiempo la mujer a los 50 años se volvía invisible. Los hijos ya no la necesitan y se marchan de casa con la consecuente sensación de nido vacío, la menopausia aparece con sus inevitables efectos físicos y psicológicos, y el marido suele estar demasiado ocupado para dedicar todo el apoyo que la mujer necesita al llegar a esa edad. Sin embargo, y afortunadamente, eso ha cambiado. Las mujeres de 50 dan paso a las chicas de 50.

Las mujeres de 50 años en adelante se han convertido en el objeto de deseo de marcas de cosméticos, agencias de viajes (tienen más tiempo y mayor nivel adquisitivo para viajar), firmas de moda, y novedades en alimentación.

La firma Lancaster ha realizado un estudio sociológico con la colaboración de la Universidad Complutense para constatar que la mayoría de las mujeres españolas que se encuentran en las edades comprendidas entre los 50 y los 65 años se hallan en estado óptimo de vitalidad, salud y belleza, pero un poco descolocadas en una sociedad a la que le cuesta ubicar a esta generación de mujeres que han roto con todos los tópicos y que reconocen en la madurez la mejor etapa de su vida. La mayor dificultad se encuentra en el ámbito laboral, que demanda a personas mucho más jóvenes (si le cuesta encontrar empleo a un veinteañero universitario imagínate a una persona ya entrada en la cincuentena…).

En una encuesta realizada por la marca Dove, 9 de cada 10 mujeres de más de 50 años afirma sentirse “demasiado jóvenes para sentirse mayores”.

Yo creo que es la mentalidad y la forma de ver la vida lo que determina la edad de la persona, y que ya está bien de prejuicios hipócritas y tópicos contra los años, que al fin y al cabo, todos acabamos cumpliendo. Vivir es una tarea difícil a todas las edades. Lo importante es tener vida, no años.

La plenitud se alcanza, y con ello, la libertad para elegir el camino propio o salirse del que nos viene impuesto. Falta, eso si, un cambio de mentalidad en la sociedad actual que pone difícil el mejorar laboralmente a esas edades. La mujer de 50 (o más) debe concienciarse y abrirse puertas en lugar de cerrárselas, de este modo la sociedad acabará cambiando también su actitud ante ellas.

Las chicas de cincuenta

¡Y una no tiene porque ser invisible si no quiere! Puede ser incluso más atractiva, pues la sabiduría, la confianza en una misma y el saber disfrutar mejor de cada momento son puntos que suman. Además los novedosos cosméticos de hoy día actúan con eficacia contra los efectos del tiempo, claro ejemplo de ello son mujeres como Kim Bassinger, Sharon Stone, Michelle Pfeifer o Ana Belén (que afirma no haberse operado aún a sus 57 años), todas ellas mayores de 50 años y estupendas.

Lo último...