Los beneficios del aceite de oliva

El aceite de oliva es uno de los pilares fundamentales de la dieta mediterránea y la grasa más saludable que podemos incluir en nuestra alimentación diaria.

El aceite de oliva es el más natural de todos los aceites vegetales y además, el único que puede consumirse en estado crudo.

Otra de las peculiaridades de este zumo natural, es que es el único que conserva todas las propiedades del fruto del que procede.

Andalucía es la principal productora mundial de aceite y toda su cultura se haya íntimamente ligada a este oro líquido.

Actualmente, es la provincia de Jaén, la región andaluza con mayor volumen de producción oleica del mundo, autoproclamándose así la capital mundial de aceite de oliva.

En España existen varias denominaciones de origen protegidas, como por ejemplo la de Campiñas de Jaén, Sierra e Segura, La Rioja Alavesa o el Bajo Aragón.

Aunque ya se conocía los beneficios del aceite de oliva desde la antigüedad, son muchos los estudios científicos que confirman que el aceite de oliva, posee innumerables cualidades, que son favorables para la salud de nuestro organismo.

Los beneficios de este oro líquido, radican principalmente en su alta concentración de ácido oleico, un tipo de grasa monoinsaturada que actúa de forma favorable en los vasos sanguíneos, reduciendo así el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y hepáticas.

Pero además del reducir el riesgo de sufrir infartos, otro de los beneficios del aceite de oliva, radica en sus propiedades antioxidantes que ayudan a disminuir la posibilidad de padecer ciertas enfermedades, como el alzheimer y otras patologías del sistema nervioso relacionadas con el envejecimiento de las células.

Por ello, dado sus innumerables beneficios para nuestra salud, el aceite de oliva virgen debe ser la piedra angular de nuestra dieta.