Solución al problema de la piel grasa y desidratada

Parece que tener la piel grasa tuviera muchas ventajas. Y es verdad, pero como casi todo una verdad en parte, ya que la piel grasa que evita las arrugas y que en muchos casos no presenta imperfecciones más allá que las del control del sebo y los brillos, pero supone una gran problemática cuando al mismo tiempo presenta síntomas de deshiadratación.

Si añadimos productos que hidratan, la piel grasa se hace más grasa. Pero si no lo hacemos, resulta que la piel grasa deshidratada tampoco tiene buen aspecto. ¿Entonces, qué podemos hacer como solución al problema de la piel grasa y deshidratada?

pieles grasas
Las pieles grasas deshidratadas suponen un grave problema para quien tiene que combatir ambas características

Por un lado hay que tratar el problema de la piel grasa. Para ello, deberían utilizar un limpiador adaptado a esta problemática, la cuál se supone debería tener un PH ácido. Al mismo tiempo después de la limpieza, hay que aplicar una crema o gel que aunque sea específico para la piel grasa tengan vitaminas y minerales pensados para hidratar la tez y conseguir así un mejor aspecto.

Por otro lado, la piel grasa desidratada es incompatible con productos autobronceadores genéricos, con jabones que busquen combatir especificamente la sequedad de la piel, así como los tónicos o lociones cuya única misión sea hidratar, sobre todo en el caso que sean en forma de aceites.