Tacones: ¿por qué son nuestro peor enemigo?

 

Probablemente seas de las que ama a los tacones. Es más, creo que la que más y la que menos acaba por sucumbir a la tentación de estilizar la figura y lucir mucho más alta y esbelta con ellos. Aunque precisamente por ellos, por los tacones, en muchos casos usamos aquel refrán con el que no estoy nada de acuerdo porque la salud debe ser lo primero de «para estar guapa hay que sufrir».

De todas formas, aunque tengo claro que a mis tacones no renuncio hay que señalar que procuro tampoco abusar de ellos, intentando compaginar lo de salir arreglada y la salud que es lo que más cuenta. Pero tanto para las más curiosas como para aquellas que andan todo el día de tacones pensando que es algo que no va a pasarte factura, deberías echar un vistazo a la siguiente infografía, en la que se explica cuáles son los efectos de llevarlos.

Tacones: ¿por qué son nuestro peor enemigo?

tacones

Problemas en las articulaciones del pie, en los talones e incluso en la pierna en los músculos son quizás menos conocidos que los dolores de espalda provocados precisamente por subirnos a las alturas. Lo cierto es que lo mejor es no privarnos de ellos siempre que no sean exagerados y por un tiempo prudencial. ¿El sábado y el domingo? Pues si tus pies y espalda te lo permiten ¿Por qué no? ¿O te ha asustado todo el daño que se detalla en la infografía de los tacones como enemigos?

 

Ir arriba