Yo lo he visto haciendo zapping

Yo lo he visto haciendo zapping 3 ¿Por qué nos cuesta tanto reconocer que vemos los reality shows o los programas de corazón? ¿Por qué, cuándo hablamos de algún famosillo o algún cotilleo de la prensa rosa, automáticamente añadimos “yo esos programas no los veo, eso lo vi haciendo zapping”?

Es evidente que alguna de todas las personas que utilizamos esa coletilla, está mintiendo. Pues, si fuera cierto y nadie vería ese tipo de programas, nos los harían. Tal y como está hoy en día la televisión, ninguna cadena se la juega y deja en antena un programa para que la gente lo vea mientras hace zapping. De hecho, hay series que no duran ni tres capítulos. Si el día del estreno no superan el taitantos por cien de la cuota de pantalla, igual, con un poco de suerte para los más despistados, te la dejan una semana más y si continua sin haber captado la atención del público que tienen previsto que lo vea, te quedas con las ganas de saber más.

Pero, la cuestión es que los programas que lideran los índices de audiencia están ahí porque el público los ve, sino, ¿qué sentido tendría hacer un ranking de audiencia? Sin embargo, a la hora de reconocerlo en público, nadie los sigue, le aburren los programas de corazón y de cotilleos y no soportan a los que salen en ellos.

Puede ser que algunos de los cronistas, periodistas o colaboradores de todo ese tipo de programas, nos saquen de quicio más de una vez. Pero deben despertar un instinto masoquista que tenemos oculto porque, a pesar de lo que nos encrespan, seguimos viendo el programa aunque sólo sea para canalizar toda la energía negativa.

Somos cotillas y morbosos y las cadenas de televisión lo saben por eso hacen ese tipo de programas, para que tengamos la posibilidad de saciar nuestra parte más alcahueta. Y si no quieres, pones otro canal, que para eso hay ahora tropemil canales para elegir. Y si no hay ninguno que te guste, siempre podemos apagar la tele y coger un libro, pero además, leerlo.

 

Ir arriba