-

50 AÑOS DE LA MUJER EN EL ROCK V

kendra-smith-2.jpg

 CANCIÓN: Walking on Sunshine – Katrina and The Waves [GB, 1985]

Pues sí: los ochenta fueron la edad de oro del pop. Y entre hits de Madonna y otras divas, me quedo con Katrina y con esta joyita, una de las canciones más optimistas y alegres jamás escritas. Recuperada gracias a la película Alta Fidelidad (donde la elevaban a la categoría de alegrar un lunes por la mañana), es todo un himno pop. Y, sobre todo, es 80´s en estado puro.

Katrina and the Waves fue grupo de un solo hit, que volvió a reunirse, desgraciadamente, en 1997 para representar a Gran Bretaña en Eurovisión (:-o ) y además ganaron (¿¿!!). En fin, olvidemos lo prescindible y quedémonos con la música, con la voz de Katrina Ledesnik y la letra de Kimberley Rew.

ALBUM: Sister, Sonic Youth [EEUU, 1986] No es, en absoluto, un album representativo del «mainstream» del rock y pop de los 80. Podrían haber estado aquí Get Close de The Pretenders, Solitude Standing de Suzanne Vega, Whammy! de B-52´s, y muchos, muchos otros.

Pero, paralelo al camino «oficial» del pop también se habrían hueco bandas 100% alternativas (otras con representación femenina: The Cowboy Junkies, The Fall, The Cramps, Dream Syndicate…). Bandas que dejarían el terreno allanado para la explosión de rock alternativo de los 90.

Así, frente a la hiper-producción, la profesionalidad llevada al extremo y el pop preciosista de los grandes hits de los 80 -como MadonnaSister abanderó el territorio paralelo. Un territorio marcado por la negación de absolutos (podían ser los más ruidosos, como en Stereo Sanctity, o acercarse casi al pop, en canciones marcadas por la melodía, como Beaty lies in the eye). Un territorio de experimentación extrema (White Cross, Catholic Block) y de revival de sonidos de los 60 más sucios y atrevidos, de los Sonics y la Velvet más furiosos (Hot Wire my Heart). Un territorio en el que la producción o el virtuosismo perdían puntos frente a la innovación, la energía, la frescura y el atrevimiento.L os 90 verían el nacimiento de muchísimos vástagos de este grupo y este sonido.

PERSONALIDAD: Kendra Smith

Kendra fue co-fundadora, junto a Steve Wynn, de The Dream Syndicate, y responsable en buena parte del sonido de esta gloriosa banda de LA. Sus inconfundibles líneas de bajo son parte fundamental de su mejor lp, Days of Wine and Roses. También dejó la particular imprenta de su voz en clásicos como Too little, too late.

Tras el último trabajo de la banda formó un grupo, Rainy Day, junto a dos ex Bangles y dos ex Rain Parade, que sólo editó un lp. Kendra formó entonces su propia banda, Opal (combo que después, ya sin ella, y con Hope Sandoval, pasaría a ser Mazzy Star).

Opal es un clásico underground, en el que Kendra y sus compañeros despliegan toda su fe en el sonido velvetiano, aunque con personalidad propia. Sólo tuvo un verdadero lp –Happy Nightmare, baby– dos EP´s y un último lp recopilatorio de primeras grabaciones. Kendra prosiguió su carrera en solitario, con tres grabaciones, de la que destaca 5 ways of disappearing.

PARA NO OLVIDAR:

* Vuelven la moda sixties y con ella, las girl-bands, encabezadas por algunas más memorables -como las Bangles– y otras menos.
* El rock oscuro hace de las suyas, ahí queda Siouxie and the Banshees.
* Es el momento de las grandes damas del pop-rock (Annie Lennox, Chrissie Hynde, Suzanne Vega, Madonna o Alaska).
* Es la década en la que las mujeres empiezan de forma común a formar parte de grupos en igualdad con sus compañeros masculinos, y tocando cualquier instrumento: Guitarristas como Poison Ivy (Cramps), bajistas (The Fall), bateristas (Go-Betweens)…

Y POR ESTOS LARES…:

Las Vulpess – Me gusta ser una zorra, todo un himno punk.

Que sí, que había decenas de grupos para elegir: Kaka de Luxe, Objetivo Birmania, Aerolíneas Federales, Alaska, Betty Troupe, Desechables, Las Chinas, la Ana Curra de Parálisis Permanente o, en fin, los más que cuestionables Mecano. Pero me quedo con las Vulpess, la más genuina adaptación de los Stooges al terreno patrio.

UNA PEQUEÑA JOYA QUE NO TODO EL MUNDO CONOCE:

Beat Happening: La banda de Calvin Johnson y Heather Lewis fue inclasificable y, a la vez, ayudó a sentar las bases de lo que sería el indie de los 90: sus canciones fueron un alegato en pro de la sencillez y la imaginación, del sentido del humor y el minimalismo arreabatado; canciones sin procesar, emociones primitivas en instrumentos tocados sin virtuosismo ninguno: en suma, un choque frontal al pop más comercial de la época.

Lo último...

Artículo anteriorLadysmith
Artículo siguienteFat Princess