Berthe Morisot, primera impresionista

Berthe Morisot (Bourges, 1841-París, 1895) fue una de las fundadoras del grupo independiente Sociedad Anónima (cooperativa) de Artistas -pintores, escultores, grabadores- que dió lugar al Movimiento Impresionista; y la única (junto con Camille Pissarro) que tuvo cuadros en todas las exposiciones impresionistas originales. Sin embargo, al igual que Mary Cassatt, Eva Gonzalès o Marie Bracquemont, Morisot fue relegada a la categoría de “artistas femeninas” y, tras su prematura muerte a los 54 años,  su celebridad se vio un tanto oscurecida -pese a que en vida tuvo unas críticas excelentes y una cotización notable, con frecuencia superiores a las de sus colegas- e incluso hoy algunos autores, aún reconociendo la relevancia de su obra dedican más líneas a su círculo personal que al análisis pictórico de su obra.

berthe_morisot_-50.jpg

Nacida en una familia burguesa, fue alumna de Camille Corot, importante paisajista de la Escuela de Barbizon, que tuvo mucha importancia en su formación estilística y la introdujo en los círculos artísticos.  En 1868 conoció a Eduard Manet, uno de los pintores más contestatarios y escandalosos del momento, con que el que estableció una gran amistad; posó para alguno de sus cuadros y aprendió mucho de él, pero nunca lo consideró oficialmente su maestro. Más tarde, se casó con su hermano menor,  Eugène Manet, lo que estrechó los lazos entre ellos.

A traves de Manet conoció al grupo de pintores (Degas, Renoir, Sisley…) que más tarde serían los impresionistas pero, paradójicamente, fue Morisot la que lo convenció de pintar al aire libre y lo atrajo al grupo, aunque Manet nunca se consideró impresionista ni estuvo de acuerdo en exhibir junto a ellos. Morisot, en cambio, expuso ya en la célebre muestra que tuvo lugar en el estudio de Félix Tournachon “Nadar”  en el Boulevard des Capucines en 1874 y recibió las más feroces críticas, entre ellas la del periodista Louis Leroy, quien se ensañó con ella.

Tal como mandaba la doctrina impresionista, Morisot pintaba la inmediatez, lo que veíaen su vida normal.  Como mujer de la alta burguesía, a la que el mundo masculino estaba vetado, estaba habituada a escenas domésticas, deportes campestres y a un amplio círculo de mujeres y niños.  Así, sus cuadros tienen una temática familiar y cotidiana: retratos de mujeres con niños, paisajes, escenas de interior… Su técnica, basada en grandes pinceladas aplicadas libremente en todas direcciones, dio a sus obras unas calidades transparentes, iridiscentes, tornasoladas.  Pintaba al aire libre, donde creaba pequeños cuadros y esbozos para grandes obras que terminaba en el estudio.

 berthe_photo2.jpg

Su marido, Eugène Manet, murió en 1892, de modo que Berthe educó sola a su hijaJulie, con quien siempre mantuvo lazos muy fuertes.  Édouard Manet y Edma, la hermana de Berthe Morisot, también habían muerto, de manera que, cuando falleció, confió a su hija a sus amigos, Edgar Degas y Stéphane Mallarmé. En la actualidad, sus pinturas pueden alcanzar cifras de más de 4 millones de dólares. 

[youtube bvONB62hg6w&feature=related]