Combatir la depresión post-vacacional

Acabamos de volver de vacaciones, y nuestro ánimo está por los suelos. Y es completamente comprensible, cómo vamos a estar bien anímicamente después de una semana con nuestras familias o amigos, desconectados de las preocupaciones laborales, de la rutina y de levantarnos cada mañana por obligación. Hoy vamos a ver cómo combatir la depresión post-vacacional. No es tan difícil, es cuestión de actitud.

Sí, de actitud, como todo en esta vida. Ni existe la mala suerte, ni tu vida es un asco, ni nada de nada. Ponte las pilas y afronta la vuelta a la rutina con los siguientes consejos que te vamos a dar. ¡Verás que bien te ves!

depresión post-vacaciones

UN CAPRICHITO
Darse caprichos de vez en cuando mejora el estado de ánimo de cualquiera, no todo es cuidarse. Una onza de chocolate diaria será perfecta para disfrutar de un momento perfecto de placer y calmará la ansiedad de controlar el peso tras los excesos de vacaciones.

DUERME COMO UN BEBÉ
Descansar tras las vacaciones es importante, seguro que no solo han servido de descanso estos días. Ahora toca volver a la rutina y de sueño también. Hará que tu humor y tu estado de ánimo mejoren notablemente.

EJERCICIO FÍSICO
Es probablemente la clave para subir nuestro estado de ánimo desde el suelo hasta las nubes. Al hacer deporte segregamos endorfinas, que es la hormona de la felicidad, ¡y qué felicidad! Verás como tu humor cambiará en seguida.

ALIMENTACIÓN
La alimentación es importante cuidarla tras los excesos de esta Semana Santa. Las frutas y verduras son fuente de fibra que aportan agua y vitaminas necesarias para depurar completamente el organismo. Purificar el cuerpo hará que te sientas mejor para contigo.

PÁSALO BIEN
Debemos saber que los momentos de ocio también pueden estar presentes cuando no son vacaciones. Pasarlo bien no está reñido con la responsabilidad; compra libros nuevos, visita museos, ve al cine, pasa tiempo con tu familia… todo te ayudará a pasar ratos agradables que te hagan llegar poco a poco a la vuelta de tu rutina.

 

Ir arriba