Cómo elegir lamparas para el cuarto de niños

El dormitorio no es únicamente la habitación donde se duerme, sino que para los niños y niñas es su santuario y, en multitud de ocasiones, su espacio de juegos. Es más, dependiendo de la edad que tengan será preciso adaptar este cuarto a las necesidades que estos requieran. Dada la funcionalidad de este espacio, es de vital importancia tener en cuenta que se deberá prestar el mismo tiempo a elegir la decoración como a la iluminación. De hecho, estas dos deben ir de la mano siempre, configurando el cuarto en base a todos los elementos que se deseen incorporar. Para ello, la elección de las lámparas infantiles será determinante en el resultado final.

La iluminación es un factor clave en cualquier estancia de la casa, pero más aún en el dormitorio. Lo ideal es disponer de una ventana por la que entre una buena luz natural, contribuyendo también de esa forma a disminuir el número de lámparas necesarias para alumbrar el cuarto. Sin ir más lejos, varios estudios han demostrado que la falta de luz en un cuarto, especialmente en niños, puede provocar diversos problemas de salud como falta de visión, dolores de cabeza o fatiga. Por este motivo, elegir las lámparas para nuestros hijos más adecuadas para cada espacio convertirá las habitaciones infantiles en espacios agradables y seguros donde los niños puedan expresarse libremente.

Qué se debe tener en cuenta para elegir lámparas infantiles

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de buscar lámparas infantiles es decantarnos por aquellas que sigan los gustos de los más pequeños pues, al fin y al cabo, serán ellos los que van a convivir con ellas. Además, el simple hecho de tener en cuenta su opinión les hará sentirse especiales. Es aquí donde influye directamente la edad del pequeño en cuestión. No es lo mismo buscar lámparas para bebés que para niños y niñas de cinco o siete años, los cuales ya tienen una mayor conciencia acerca de lo que les gusta y lo que no. Asimismo, la edad determinará en gran medida el número de lámparas que se necesitará en el día a día.

Un ejemplo de ello lo podemos ver en los bebés, los cuales permanecen en su cuna sin moverse por lo que solo necesitarían una o dos lámparas en la habitación. Los más mayores, en cambio, requieren de una mayor fuente de luz en zonas concretas del cuarto para las distintas actividades que desarrollan. Es más, este es uno de los puntos más importantes en la búsqueda de lámparas, ya que tendremos que asegurarnos qué se quiere iluminar y dónde van a ir colocadas cada una de las lámparas. Tener un plano con la distribución del cuarto facilitará esta tarea de búsqueda, permitiendo centrar la atención en lo que nos concierne.

Las lámparas de techo son imprescindibles en todo dormitorio o habitación de la casa que se precie, dejando el número de ellas a gusto personal. Sin embargo, hay que ser consciente que estas lámparas no ofrecen toda la iluminación que el cuarto puede necesitar por lo que hay que recurrir a otra iluminación más focal, como pueden ser las lámparas de mesa o apliques de pared para centrar la atención en zonas concretas de la habitación. El propósito de adquirir varias lámparas distintas es conseguir un efecto cálido y acogedor en el cuarto, para lo que habrá que elegir tonos de luz anaranjados o neutros pero sin perder por ello la intensidad requerida.

Asimismo, independientemente del tipo y el diseño de las lámparas escogidas es recomendable elegir aquellas que incorporen luces LED, mucho más eficientes energéticamente que las bombillas tradicionales. Es una opción bastante útil ya que la luz suele estar casi todo el tiempo encendida, incluidas por las noches, en los dormitorios de los pequeños. Entre sus características se destaca una vida útil mucho más larga, un consumo de hasta un 80% menos de electricidad que da lugar a una eficiencia energética más comprometida con el medio ambiente, además de ser regulables y mucho más seguras al no emitir calor y evitar que los niños se quemen al tocarlas.

Distintos tipos de lámparas infantiles

Encontrar lámparas para iluminar el cuarto de los niños no es tarea fácil ya que existen una amplia variedad de estilos y formas, a lo que hay que unir la búsqueda de lámparas funcionales para los distintos rincones de la habitación. Por supuesto, es importante prestar atención a las necesidades de los más pequeños para incorporar el tipo de lámpara más adecuado. Por ejemplo, los niños pequeños tienden a experimentar miedo a la oscuridad así que las lámparas quitamiedos son la opción perfecta para estos casos, además son muy discretas y apenas ocupan espacio. Algo parecido ocurre con aquellas que proyectan imágenes en el techo o en las paredes, pensadas para ayudar a que los niños se relajen a la hora de dormir.

Las lámparas más habituales suelen ser las de sobremesa, las de techo, los apliques de pared o las quitamiedos antes mencionadas. Si a nuestro hijo o hija le gusta leer, también es posible añadir este tipo de lámpara cerca de la mesita de noche o en el cabecero de la cama para facilitar la lectura. Por otra parte, en cuanto al diseño, es muy común encontrar lámparas infantiles con motivos de animales, estrellas, siluetas y formas de fantasía, coches, deportes e incluso con estampados. Sin embargo, en los últimos tiempos se han hecho un hueco en el mercado aquellas lámparas con diseños que hacen referencia a películas y series como Harry Potter, superhéroes y personajes de dibujos animados.

Dejar respuesta