Las claves para una buena limpieza del rostro

Las claves para una buena limpieza del rostro 3

Seguro que en más de una ocasión has escuchado eso de que es importantísimo irse a la cama con la piel perfecta, desmaquillada e impecable. Aunque parece una leyenda urbana, no lo es: acostarse sin haberse quitado el maquillaje es un error tremendo. Pero tampoco está del todo bien (aunque no es tan grave) no limpiarse a fondo la cara y hacerlo en un abrir y cerrar de ojos.

Para hacerlo bien, lo primero que necesitas son discos de algodón y un buen desmaquillador. No sé si habrás oído hablar de los bifásicos, que se han puesto muy de moda y son de lo más recomendables. Además, también puedes optar por limpiadores hipoalergénicos, perfectos si tienes la piel delicada o sensible.

Impregna uno de los discos  con tu limpiador y realiza un pre-clenansing, es decir, una primera limpieza para eliminar impurezas, extendiendo el limpiador por todo el rostro y dejándolo limpio. Pero aquí no acaba el proceso, ni mucho menos. Después, mójate la cara con agua fresca y extiende un limpiador sobre el rostro.

Para extenderlo, realiza movimientos circulares desde la barbilla hacia arriba, con lo que conseguirás eliminar más suciedad que no estaba a la vista. La zona T (la formada por la frente, la nariz y la barbilla) es una de las zonas que merece más atención, por lo que deberás centrarte en ella y limpiarla con más cuidado. Hazlo dibujando pequeños círculos en esta zona,  concéntricos. Es muy importante limpiar a fondo esta zona, porque es la que más suciedad acumula.

Para terminar, empapa un paño en agua templada y aplícalo en el rostro varias veces, para eliminar los restos del limpiador. Deja reposar la piel unos minutos y termina aplicando una loción tonificante, que va de maravilla para cerrar los poros.

Aunque te cueste un rato más, merece la pena, porque el resultado será una piel mucho más cuidada en pocos días.

Foto de Guia maquillaje

Ir arriba