Consejos para un invierno saludable ¡y sin gripe!

El frío invierno puede dejar temblando a nuestras defensas en cualquier momento, y por eso, esta época del año es tan propicia para que nos cojamos un buen constipado o incluso la gripe, algo que puede trastocar nuestro día a día y planes durante al menos una semana de reposo. Porque para quien aún no haya vivido una gripe, he de advertirle que no tiene nada que ver con un resfriado común. Aunque quieras salir de casa y hacer mil cosas, ¡tu cuerpo no va a responder a tus deseos!

Así que, como bien dicen los más mayores, ¡más vale prevenir que curar! y por ello hoy os traemos unos consejos para un invierno saludable ¡y sin gripe!:

  1. Bebe muchos líquidos, entre ellos un zumo natural de naranja todas las mañanas ¡lo notarás! Y para las que siempre vayan con prisa, sustituirlo por comer un par de naranjas o unas mandarinas que también tienen mucha vitamina C.
  2. Equilibra tu comida comiendo muy variado y teniendo en cuenta todos los tipos de alimentos como verdura, frutas, carne, pescado, cereales… En este sentido, si estás pensando en hacer una dieta de adelgazamiento consúltalo bien con un especialista para que no acabe con tus defensas ante posibles virus. Y si puedes esperar unos meses para comenzar tu dieta te será más fácil de llevar pues con las altas temperaturas se tiende a tener menos apetito y a comer cosas más frescas como ensaladas, además de que el riesgo de coger la gripe disminuye considerablemente.
  3. El deporte es muy importante para que tu cuerpo este fuerte y pueda defenderse de cualquier ataque. Si no estás acostumbrada a practicar ningún deporte te recomiendo que empieces con una actividad leve como el yoga o el pilates que además te ayudarán a relajarte y a fortalecer tu musculatura sin apenas esfuerzo. Otra opción, para las menos aficionadas al deporte, es optar por dar paseos a paso ligero o por la montaña, e incluso apuntarse a unas clases de bailes de salón o flamenco.
  4. No te olvides de la vitamina D que nos llega a través del sol y que a veces es tan complicada de conseguir en invierno, especialmente cuando tu trabajo se realiza en el interior de una oficina o establecimiento. Es más, en algunos países como Irlanda que hay menos horas de luz que en España, es común tomar complementos de vitamina D. Así que, si tus actividades al aire libre son reducidas y comienzas a notar algún problema en la piel, no dudes en consultar con tu médico la posibilidad.
  5. Ventila tu hogar para renovar el aire que con el calor de las calefacciones tiende a propagar mejor cualquier tipo de virus como el de la gripe. También es importante en lugares secos, especialmente para aquellos que hemos nacido junto al mar y ahora vivimos en el interior de España, humedecer el ambiente. Esto puedes hacerlo con un humificador o de una forma más tradicional, con un recipiente de metal lleno de agua sobre la calefacción.
  6. No dejes pasar los primeros síntomas de resfriado o puede que los arrastres durante todo el invierno. Acude a tu médico, o si realmente no tienes tiempo, pásate por la farmacia más cercana y describe lo que te ocurre para que puedan darte algún producto natural que te alivie y paralice el constipado.

¿Qué te han parecido nuestros consejos para un invierno saludable y sin gripe? No lo pienses más, como dice el slogan de los laboratorios homeopáticos Boiron: Cierra la puerta a la gripe y ¡suma salud!

Ir arriba