Cosas pequeñas que le agradan mucho a las mujeres

Los que saben suelen decir que el mundo está lleno de pequeñas cosas que son las que nos deben hacer felices, y parece que en el caso de las mujeres es efectivamente así, si tenemos en cuenta que una serie de estudios recientes han determinado cuáles son algunas de las principales causas de nuestra felicidad, y nos encontramos con que muchas de ellas no son demasiado relevantes, o no lo son para un hombre de hecho.

Por ejemplo, algo que genera una felicidad inmediata en una mujer, es el pesar un kilo menos, si importar si se nota de verdad o no. De la misma forma, comprar una talla de jeans más chicos también nos cambia el humor, y ni que hablar de nuestros complejos amorosos, que mejoran la autoestima por ejemplo cuando la ex novia de tu novio es fea o cuando la nueva novia de tu ex es fea, aunque ello no te modifique absolutamente nada.

mujeres felices

Otros de los enunciados destacados por este estudio, en tanto, tuvieron que ver con que nos hace feliz que nuestro ex engorde y se ponga feo después de dejarnos, o que esa chica del instituto que no tragamos haya ido a la peluquería y evidentemente no le haya ido demasiado bien. Los elogios de los amigos de nuestro novio también nos encantan, al igual que estrenar unos tacos de 20 centímetros en una fiesta en la que somos una invitada más.

Otras cosas raras que nos gustan por ejemplo es que alguien se estrelle en el tráfico por vernos el trasero, que nos regalen objetos color pastel, o encontrar un hombre que no se guarde en decirnos que estamos bonitas. Incluso, algo reprochable como pagar miles de euros en tratamientos corporales también nos agrada muchísimo.

Para finalizar, otras cosas superficiales que nos encantan tienen que ver con que nuestro novio hable mal de su ex, que tu mascota quiera mucho a tu nueva pareja, que ella te ayude incluso cuando le dices que no necesitas su ayuda, o que en el avión te toque el más guapo al lado, sin dejar de mencionar tampoco el recibir muestras gratis de cualquier cosa, aunque eso ya está más complicado.

Ir arriba