Da la bienvenida a la rutina con salud y belleza

Ya ha terminado agosto, se han acabado nuestras vacaciones y ahora toca volver a la rutina con todo lo que ello conlleva. Un nuevo “curso” que empieza y que nos va a exigir estar en plena forma si queremos llevar todas las obligaciones y todas las cargas que vamos a tener hasta el próximo verano; los peques, el colegio, el trabajo, la casa, el día a día…

Y tras los excesos que nos permitimos durante las vacaciones, siempre hay un pensamiento que ronda nuestra cabeza y que nos proponemos ya pensando en el siguiente verano; mejorar la salud, hacer deporte y sentirnos guapas. Quizás sea un poco pronto para ponernos objetivos tan a largo plazo, pero lo bueno es que tenemos el tiempo suficiente para conseguir nuestros propósitos de una manera adecuada y saludable.

mujer belleza

Unos pensamientos que con el paso del tiempo casi surgen por inercia y que está en nuestras manos el cumplirlos o no. Y con tanto tiempo por delante, pueden ocurrir dos cosas; que los cumplamos ya que tenemos tiempo suficiente para no tener que sufrir ni tener que realizar ningún milagro, o que por el contrario nos cansemos tras llevar tanto tiempo en busca de nuestro objetivo, tirando todo el trabajo al traste.

Lo mejor es crearnos una rutina que nos permita llevar un día a día de lo más saludable, sin tener que renunciar a nuestros caprichos y sin dejar de vernos guapas en todo momento. Si conseguimos esto, tendremos casi la mitad del trabajo hecho 😉

Siéntete guapa todos los días

Aunque posiblemente tengas que levantarte un poco antes, es recomendable que nos maquillemos un poquito para quitarnos la cara de recién levantadas y dar vida a nuestro peinado, así como tomarnos cinco minutos para elegir nuestra mejor combinación en el armario.

Haz ejercicio

Es importante que comiences a practicar ejercicio de forma rutinaria. Puedes elegir lo que más te guste; gimnasio, running, padel, salir en bici, deportes de equipo. No hace falta que realices una fuerte carga de esfuerzo físico, basta con mover el cuerpo y darle la vitalidad que necesita, pero siempre con una rutina. No vale hacer ejercicio lunes y martes y no volver a hacer nada hasta la semana siguiente.

Cuida tu alimentación

Debes cuidar la alimentación tanto dentro como fuera de casa. No sirve de nada cuidarnos en casa y comer todos los días comida basura en el trabajo. Hay que llevar unos hábitos saludables que nos ayudarán a sentirnos mejor con nosotros mismos, pero eso no significa que si nos vamos de cena no podamos comer nada. De vez en cuando viene bien un atracón.

Si fumas, ¡déjalo!

Seguro que no somos las primeras que te dicen que tienes que dejar de fumar, pero es sumamente importante que lo hagas. Fumar únicamente aporta aspectos negativos tanto para nuestra salud como para nuestro organismo. Y si llevas fumando desde que tienes uso de razón no te preocupes, hay diferentes especialistas y médicos que te pueden ayudar. Lo importante es que lo intentes y que llegues a conseguirlo.

Dormir 8 horas

Seguro que tampoco te vamos a descubrir nosotros que lo recomendable para que el cuerpo descanse es dormir 8 horas. Es importante que a lo largo del día cumplas con todos los objetivos y tareas que tuvieses programadas, pero si ello significa que no vas a descansar lo suficiente, déjalo para mañana. Al día siguiente lo agradecerás.

Comprueba con tu médico que todo esté bien

Es importante que comprobemos con los especialistas que todo esté correcto. Tanto el dentista, el oculista, el ginecólogo como cualquier otra especialidad tienen la misma importancia a la hora de quedarnos tranquilas. Especial importancia tendrá la visita al dermatólogo al acabar el verano, tras un mes expuesto a los rayos de sol.

Cambia de look

Si llevas un tiempo con el mismo aspecto, quizás sea hora de cambiar de look y darte un nuevo aire. Puedes ir probando hasta encontrar el look que te haga sentir feliz contigo misma.