El diagnóstico prenatal, clave vivir un embarazo tranquilo

Para cualquier pareja, recibir la noticia de estar embaraza es uno de los momentos más felices del mundo. Son días llenos de ilusión y felicidad donde se empieza a pensar como será el futuro nuevo miembro de la familia, pero también son días de dudas e incertidumbre de conocer si todo irá bien y si nacerá sano. Por suerte, los avances tecnológicos dentro del mundo de la medicina nos permiten hoy en día poder realizar diversos estudios a lo largo del embarazo para transmitir tranquilidad a los futuros padres. Para asegurarnos de que todo vaya bien, es importante asegurarnos de que al feto no le falte ningún tipo de nutrientes necesarios para su formación y su crecimiento. En este sentido, HAPPY MAMA – PRONATAL, se ha convertido en una de las opciones más recomendadas por los expertos, tanto para el bienestar del niño como de la madre.

Para garantizar que todo vaya bien durante el embarazo, el especialista en diagnóstico prenatal de la unidad de medicina fetal, realiza un estudio del desarrollo del feto dentro del útero materno.

Diagnóstico primer trimestre

Durante el primer trimestre se lleva a cabo el triple screening o cribado combinado de primer trimestre. Se trata de un estudio con el que se puede obtener información temprana sobre el riesgo del bebé de presentar ciertas enfermedades cromosómicas como son el síndrome de Down (trisomía 21), el síndrome de Edwards (trisomía 18) o el síndrome de Patau (trisomía 13).

Este proceso consta de dos pasos que se suelen realizar entre las semanas 11 y 14 del embarazo. Estos pasos son los siguientes:

  • Análisis de sangre donde se mide los niveles de dos sustancias específicas del embarazo en la sangre de la madre. Estas sustancias son la proteína plasmática A, que está asociada al embarazo, y la coriogonadotropina humana.
  • Ecografía con la que se mide la translucencia nucal, es decir, el espacio libre en el tejido de la parte posterior del cuello del bebé. Esta ecografía es una de las más importantes de todo el embarazo.

A partir de los datos obtenidos y de otra información como la edad de la madre, realiza unos cálculos que ofrecerá la probabilidad de que el feto sufra alguna de estos síndromes. En el caso de que sean porcentajes altos, se suele realizar otros estudios que ofrecerán resultados más exactos.

Diagnóstico segundo trimestre

Durante el segundo trimestre de embarazo, se lleva a cabo la conocida como ecografía morfológica. Se trata de un estudio exhaustivo realizado por el ginecólogo donde analiza órgano por órgano que todo esté bien en el feto. Esta ecografía se debe realizar a las 20 semanas de gestación.

En este segundo trimestre también se pueden realizar otras pruebas como la biopsia de corion o la amniocentesis. Esta última consiste en sacar líquido amniótico para poder descartar alguno de los síndromes hablados en el primer trimestre, además de otras posibles enfermedades.

En este trimestre, también se realiza un análisis de sangre y una prueba de análisis de glucosa para descartar la diabetes gestacional que puede ser perjudicial para el bebé.

Diagnóstico tercer trimestre

En el último trimestre del embarazo, las madres se someten a otra analítica para descartar posibles problemas que puedan afectar tanto a ellas como al bebé. También se realiza una tercera ecografía donde se analiza la formación del bebé. Hoy en día, es habitual que los padres se decanten por una ecografía 3D, 4D o incluso 5D para ver mejor es aspecto que tendrá su futuro hijo.

Gracias a todo este proceso, las parejas pueden estar tranquilas y disfrutar de todo el embarazo sin pensar en cosas negativas.

Dejar respuesta