Exfoliante de manos

Exfoliante de manos

Unas manos agrietadas, secas, con asperezas dan imagen de dejadez. A diario nos exfoliamos la cara, codos, rodillas, nos preocupamos de tener una tez hidratada y luminosa en el rostro, pero no solemos tener en cuenta a nuestras manos. Las manos sufren a diario. Son nuestra mejor herramienta y el frío, calor, jabones, limpiadores, sobre todo la suciedad, hacen que sufran  y se resientan. Hoy os voy a dar unas pautas para hacer una crema exfoliante de manos casera.

Cuando exfoliamos nuestro rostro eliminamos las células muertas sobrantes de nuestra piel, lo que hace que podamos lucir una piel bella y luminosa. Un exfoliante muy famoso es el que se realiza con el fruto del melocotón y su hueso. Al triturar el corazón del fruto conseguimos una textura granulosa que favorece la exfoliación de la piel al masajear la superficie con la mezcla. Pero el exfoliante que propongo a continuación es mucho más sencillo que todo eso.

Los cereales son otro buen exfoliante, al igual que la sal o el azúcar. Así que por un lado, algo muy sencillo que podemos hacer para lucir unas manos suaves y luminosas es mezclar una cucharada de avena con una de tu crema hidratante de manos. Siempre a cantidades iguales, una de crema por una de avena. Para que sea efectivo y la avena no dañe nuestra piel, dejamos reposar la mezcla unos cinco o diez minutos, así los copos se ablandarán. Una vez reposado el ungüento, lo aplicamos en las manos masajeando en círculos suavemente. No es necesario apretar, ya que así solo conseguiremos dañarnos. Con un suave masaje es necesario. Dejamos reposar unos minutos, con cinco serán suficientes. Si tenemos ocasión, mientras dejamos reposar la mezcla en nuestras manos, podemos rodearlas con un par de toallas de tocador para favorecer la absorción de la crema. Una vez pasado el tiempo indicado, retiramos la mezcla con ayuda de una toalla. Si lo hacemos con agua, las propiedades tanto hidratantes de la crema como nutritivas de la avena no tendrán la misma efectividad.

Nada más hacerlo notaréis el cambio, sentiréis unas manos mucho más bonitas y suaves.