La blefaroplastia, la cirugía de los parpados

La blefaroplastia, consiste en la operación de los parpados, para que tengan estos y el rostro en general, un aspecto joven, terso y rejuvenecedor, y una mirada iluminada y fresca.
Este tratamiento trata sobre los problemas de parpados, como: el exceso de piel, parpado inferior grueso o atrofiado o hernia o bolsas de grasa.

Las patas de gallo no se pueden tratar con la blefaroplastia, pero si se puede hacer una inyección que debilita la musculatura del parpado.

Antes de cada tipo de operación de blefaroplastia, se ha de llevar a cabo u estudio preoperatorio personalizado, dependiendo del problema a tratar y estructura del párpado, ojo, o rostro de cada persona.

En el exceso de piel se extrae la piel sobrante, con una pequeña incisión, de la misma manera se extirpa la bolsa de grasa en el párpado inferior. En el superior, suele ser interna, lo que se tratara con una pequeña incisión.

También se puede hacer tratamientos adicionales en la misma operación, tales como: acentuación del hueco del parpado, situar adecuadamente el lagrimal, eliminar arrugas del entrecejo, estabilizar la comisura externa, cantoplastia para conseguir ojos más rasgados, eliminar bolsas de grasa del parpado superior, etc.

Los puntos que se hacen en la operación se pueden retirar a los cinco días, y una semana después, el paciente puede hacer una vida normal.
Durante unas horas después de la operación, el paciente deberá llevar los ojos tapados con un aposito.

No suelen haber complicaciones postoperatorias, pero aun así, deberán tratarse con urgencia ante síntomas como hematomas, acumulación de sangre, retracción de la piel excesiva, excesiva extracción del parpado, lesión de musculatura o disminución de producción de lágrimas.

Como he dicho, no es habitual que se presenten este tipo de problemas, y acude siempre a profesionales.

fuente: dr sunol

Dejar respuesta