La homeopatía en las mujeres

Las mujeres en general cuidan más de su salud, acuden más al médico, y hablan más sobre sus trastornos. Al estar más familiarizadas con el mundo de la salud conocen con más detalles las distintas alternativas que hay en este ámbito. Este es uno de los motivos por el que el sexo femenino conoce y usa más la homeopatía.

Un estudio así lo corrobora, ya que según se desprende del mismo las mujeres utilizan más la homeopatía que los hombres a lo largo de las distintas etapas de la vida. El conocimiento es uno de los motivos de esa mayor aproximación de la homeopatía por parte de las féminas, pero también el hecho de que la homeopatía es un método terapéutico que tiene aplicaciones en distintos trastornos y momentos específicos de la vida de una mujer.

Así, al no tener efectos secundarios suele recomendarse en muchas ocasiones durante el embarazo y el postparto. Sabemos que durante la época de gestación hay que tener un cuidado especial, sobre todo, con la medicación, por lo que recurrir a los medicamentos homeopáticos supone una clara ventaja, ya que la madre no va a tener que preocuparse de posibles efectos adversos que pudieran perjudicar a su bebé. Y en el momento del posparto ocurre exactamente lo mismo, especialmente si hemos optado por dar el pecho a nuestro hijo.

La homeopatía ayuda a mantener la calma y reducir la ansiedad durante un periodo tan especial para las embarazas. Además, ayuda a dilatar con más facilidad en el momento del parto logrando que éste se desarrolle con más tranquilidad.

Después, durante la maternidad las madres siguen empleando homeopatía en sus hijos también, para abordar distintos trastornos como los cólicos del lactante, la salida de los dientes, los resfriados…

Pasados los años, la mujer vuelve a acudir a la homeopatía debido especialmente a la menopausia. En este periodo su cuerpo sufre una transformación muy importante y en algunos casos la sintomatología que conlleva requiere de algún tipo de tratamiento, siendo esta terapia una ayuda importante.

Ir arriba