-

La mujer, el mito

La mujer, el mito 1Existen mucha mujeres a lo largo de la historia, que marcaron un antes y un después. En este caso, Marylin Monroe lo marcó en el cine. Se convirtió en todo un mito tras su muerte trágica. El verdadero nombre de Marylin Monroe era Norma Jean. Nació en Los Ángeles el 1 de junio de 1926.Fue criada únicamente por su madre, Gladis Monroe Baker, inestable emocionalmente, y su padre solo supo cómo se llamaba; Stanley Gifford. Marylin Monroe pasó su infancia entre orfanatos y con su madre, ya que esta debía estar internada en clínicas psiquiátricas hasta 1934, donde se separó definitivamente. Tras pasar por una docena de hogares, se casó a los 16 años con Jim Dougherty desesperadamente, el cual su esposo debió incorporarse al ejercito tras estallar la Segunda Guerra Mundial.
Tras esa separación, un fotógrafo se fijó en ella, y le propuso ser modelo, fue ahí cuando Marilyn se tiño el pelo de rubio claro. A los 20 años, la Century Fox, le ofreció incluirse en el cine, de ahí fue que Norma Jean se convirtió en Marilyn Monroe. Empezó con papales secundarios.
La mujer, el mito 2 Daba un aspecto de mujer segura, dada su sensualidad, pero realmente era una mujer muy insegura. Se le conocieron a partir de ahí, numerosos amantes. En 1949 participó desnuda en un calendario, que sería el impulso de su carrera. Se caso más tarde con el escritor Robert Slatzer, durando solo unos días el matrimonio. Luego se casi con el beisbolista Joe Di Maggio, un hombre muy intolerante e incapaz de comprenderla. Más tarde se caso con Arthur Miller, con el cual también se divorcio.
La salud emocional de Marylin Monroe fue deteriorándose tras intentos fracasados de embarazo, consumo de barbitúricos y los fracasos amorosos. Se le relaciono con John F. Kennedy. Finalmente, la actriz consumió barbitúricos al extremo, lo cual fue su muerte, hecho que ocurrió el 6 de agosto de 1962.Una vida agitada, y una sensualidad inigualable, hicieron de Marilyn Monroe un mito.

Fuente: Marilyn Monroe

Lo último...

Artículo anteriorPeriódico de las mujeres
Artículo siguienteEl recogecables imprescindible