-

Lanzan una aplicación para reservar en la playa

Lanzan una aplicación para reservar en la playa 1

Aunque en la mayoría de los casos las vacaciones en la playa significan un momento de tranquilidad junto a la familia o los amigos, casi todo el mundo puede estar de acuerdo en que no existe cosa más molesta que tener que madrugar para poder reservar los mejores puestos, con sombrillas y hamacas, antes de que otras personas lleguen antes, y de esa forma pasemos la jornada en medio de una gran incomodidad.

Sin embargo, parece que estos días han terminado, o al menos eso es lo que podemos pensar atendiendo a los resultados de un reciente encuentro celebrado en Benidorm, entre 40 emprendedores con ideas innovadoras de negocio en equipo, cuyos ganadores fueron un grupo de especialistas que crearon una aplicación para smartphones que nos permite reservar hamacas y sombrillas desde nuestra casa.

El software, creado oficialmente por Erica Miró, y denominado “My SandSol”, ganó este concurso casi de forma unánime, y ha sido reconocido además especialmente por la Generalitat de Valencia, ya que permite a los usuarios llevar adelante estas reservas tanto desde sus dispositivos móviles como accediendo a su plataforma a través de la web, y tanto en tiempo real como de forma anticipada, con hasta un día de anterioridad.

Por otro lado, la propia Miró ha explicado a los presentes que esta aplicación también es muy útil a la hora de realizar reservas de último momento para completar hamacas libres al atardecer, o también a fin de localizar los distintos servicios de los que dispone el usuario en las inmediaciones de la playa en la que se encuentra, y que a veces no son señaladas debidamente.

De esta forma, la aplicación ganadora del concurso “iWeekend Benidorm”, que derrotó a los otros 17 postulantes, en el evento desarrollado en el Instituto Valenciano de Tecnologías Turísticas, logró superar en la final del mismo a la aplicación “Oceanus 51”, desarrollada por Julio Parra, quien presentó un proyecto para que los buceadores pudieran contar con Internet aún debajo del agua.

Lo último...