-

Luz, cámara, acepto…

Hoy nos visita Julia Larotonda, una escritora argentina nacida en junio de 1979. Tras cursar 9 años en el Instituto Vocacional de Arte (Ex Lavarden), se licenció en la Universidad de Buenos Aires, donde trabajó en la cátedra de Introducción al guión, y después se especializó como guionista en Guionarte. También fue ayudante del escritor Lito Espinosa en la Escuela Profesional de Cinematografía Eliseo Subiela. Pese a su juventud, ya ha escrito varios documentales, cortometrajes y un largometraje, y acaba de publicar su primera novela.  Pero dejemos que sea ella misma la que nos la presente…

Soy Julia Larotonda, escritora, guionista y diseñadora de imagen y sonido. El 1° Julio se publicó mi primer novela, Luz, cámara, acepto, y quisiera compartirlo con ustedes. El libro fue coeditado con el escritor Daniel Guebel quien me presentó en la Editorial Sudamericana, donde tuve como editora a la genial Florencia Cambariere con quien terminamos de pulir todo.

luz-camara-acepto5.jpg

Luz, cámara, acepto nace por una falta: la falta de literatura chick lit porteña; una chik lit local, latina, con sabor. Como muchas chicas de mi edad,  consumí Sex and the city, me encantó El diario de Bridget Jones y he leído algún libro de Marian Keyes, pero si bien con ciertas cosas universales de la mujer me siento identificada, hay una realidad que circunda a los personajes que difiere muchísimo de nuestra realidad porteña. Es otro contexto, otros gustos, otra moda, otro lenguaje, otras expresiones de afecto entre amigas… Nosotros tenemos como una viveza criolla que influye hasta en las relaciones sociales.  El glamour de una soltera neoyorquina adinerada es muy distinto al de una porteña que recorre las calles del Palermo Soho, rodeada de cuida coches y cartoneros. ¿O no?

Por todos los movimientos inmigratorios que hubo, para mí Buenos Aires mas que una ciudad es una“ensalada”.  Es decir, somos como una gran mezcolanza de razas, religiones, colores de piel, ideales, tonadas y costumbres; un híbrido que cuesta mucho amalgamar, por suerte para los nosotros los escritores que encontramos acá miles de conflictos y situaciones cómicas para ficcionar.

luz-camara-acepto-50.jpg

En mi novela trato de abordar principalmente el casamiento y la fama. Es la historia de Paloma Dellapenna, una actriz desconocida, procedente de una familia de clase media sin ninguna preferencia religiosa, que en un casting conoce al amor de su vida, un joven de adinerada familia judía llamado Sebastián Fridman, director de cine publicitario con una productora en auge.  Aparecen las diferencias religiosas y sociales con todos los problemas que esto acarrea hasta que finalmente llega el ansiado día de la boda.

Unos meses después, Paloma consigue trabajo en la tele y su repentina fama convierte su vida casi en una sátira. Por otro lado, el éxito desenfrenado de Sebastián en su productora, los romances cruzados y la intromisión de los medios en su privacidad generarán situaciones que los llevarán a replantearse aquel amor que los llevó a unirse para siempre.  En un abrir y cerrar de ojos, o para ser más exactos, en una vuelta de página, el amor que era eterno puede comenzar a desmoronarse.

luz-camara-acepto2.jpg

Luz, cámara, acepto,  tiene además ilustraciones que yo misma hice y que podréis ver en mi blog,  Luz, cámara, acepto: Lo que no se dijo en la novela .  En este primer mes de existencia lleva vendidos unos 600 ejemplares así que está muy bien para ser una primera novela.  Y que más puedo decir, es ágil, fresca y entretenida. ¡Léanla!  Espero que les guste.

Julia Larotonda

Lo último...

Artículo anteriorLee Miller y la guerra
Artículo siguienteEl arte del camuflaje