Mantas de Grazalema para protegerse del frío del invierno

Cuando el frío hace acto de presencia, son muchas las personas que deciden quedarse en casa y disfrutar del calor del hogar con la ayuda de una buena manta, ya sea como ropa de cama o bien para utilizarla en el sofá mientras se ve la televisión o se disfruta de un buen libro. Independientemente del uso que se le vaya a dar, lo más importante es que se trate de una manta que ofrezca el máximo confort y que sea suave al tacto. Como bien sabréis, no todas ofrecen estas características, pero sí que las encontramos en las mantas de Grazalema, un producto que destaca por su calidad y que nos viene acompañando desde hace más de 100 años.

Mantas de Grazalema, perfectas para combatir el frío durante la noche

A la hora de conseguir un buen descanso mientras dormimos, influyen muchos aspectos. Desde la cama, hasta el colchón y sin olvidarnos de la ropa de cama. En el invierno, las mantas son nuestras grandes aliadas para conseguir descansar plácidamente. Para alcanzar esto, es importante apostar por productos de calidad. Es el caso de las mantas de Grazalema, mantas que se caracterizan por estar fabricadas 100% con lana de merino, lo que hace que sean muy suaves al tacto, a la vez que aportan mucha calidez.

Como no podía ser de otra forma, las mantas de Grazalema las podemos encontrar de diferentes tamaños pensadas para todo tipo de camas, además de un gran número de modelos y tonalidades para que se pueda combinar con el resto de la ropa de cama y que de esta forma se diseñe un espacio más armonioso.

Aunque anteriormente hemos comentado que las mantas de Grazalema están elaboradas 100% con lana merino, en su catálogo también nos podemos encontrar productos que utilizan otros tipos de materiales pero que ofrecen un resultado final idéntico. De esta forma es posible encontrar modelos que están fabricados a partir de pelo de camello o de alpaca. Curioso, ¿verdad?

También es importante destacar que no solo nos encontramos mantas para la cama, sino también otros modelos que son perfectos para los sofás y sillones del salón. De esta forma, además de proporcionar ese punto de calidez que todo el mundo busca en los días de mucho frío, nos ayudarán a decorar esa parte del hogar.

Orígenes de las mantas de Grazalema

Tras estas mantas, existe una larga historia ya que se vienen fabricando desde el siglo XVIII en esta localidad gaditana donde llegó haber hasta 10 fábricas. En la actualidad solo existe una fábrica que sigue elaborando este tipo de productos como si no hubiera pasado el tiempo. Para ello, mantienen parte del proceso productivo de forma artesanal utilizando un batán de mazos del siglo XIX que se encarga del abatanado de la materia prima utilizada para su fabricación. Gracias a este proceso, se consigue otorgar durabilidad y suavidad a los productos elaborados.

Hoy, además de las tradicionales y duraderas mantas de lana merino, se fabrican otros complementos y accesorios para mujer y hombre, como son ponchos, bufandas, capas, corbatas, chales, etc. empleando lanas suaves de calidad.

Así que ya sabéis, hacer frente al frío de esta época del año con una buena manta de Grazalema. Una vez que las conozcas, no querrás utilizar ninguna otra.