-

Mercadillo, Las Dalias en Ibiza

Me encantan los mercadillos, a cualquier sitio que voy en cuanto que me entero de que hay uno allí me dirijo.

Uno de mis preferidos es el rastro de Madrid, me tiene encandilada desde niña. Otro de mis favoritos es el de antigüedades en Navacerrada.

Y ahora tengo otro para la colección y es el mercadillo hippie de Ibiza, Las Dalias.


Un mercadillo que se inició en 1985 y que ya ha conseguido estar en todas las guias de turismo de Ibiza.

Y no es por los puestos que más me ha gustado, sino por el ambiente y los diferentes espacios creados donde poder descansar un ratito mientras te tomas desde un te sentado en cojines en el suelo hasta un bocata apoyado en la barra de un pequeño bar exterior.

La decoración, el ambiente, el mobiliario de la cafeteria restaurante principal es totalmente hippie y para algunos muy evocativa de aquellos años ’70.

Un lugar encantador.

Un beso, Mury

Lo último...

Las mejores ideas en regalos personalizados para mujeres

Los regalos personalizados para ellas destacan por su originalidad y calidez, existiendo además infinidad de alternativas para mujeres de todas las edades y gustos. Con los...

La caída abrupta del cabello, otra de las secuelas que puede dejar el Covid 19

Aumenta el número de consultas de pacientes que experimentan una pronunciada caída del pelo a los pocos meses de haber pasado el coronavirus. El...

Estas son las botas otoño-invierno 2020 candidatas a convertirse en tus favoritas

Las noticias de las primeras nieves en las cumbres, las lluvias y, sobre todo, el frío inevitable cuando se va el sol. Todo ello...

5 trucos para evitar el pelo encrespado

Independientemente del tipo de cabello, son muchas las mujeres que día tras días tienen que hacer frente al encrespamiento. Una situación muy incómoda ya...

Ventajas e inconvenientes del ácido hialurónico en tratamientos estéticos

Cuando queremos hacernos algunos retoques estéticos tanto corporales como faciales, siempre nos surgen las mismas dudas: ¿Cuáles son sus pros y sus contras? Obviamente es...
Artículo anteriorCuadros en las esquinas
Artículo siguienteDecimos adiós a María Isbert