-

Mercadillo, Las Dalias en Ibiza

Me encantan los mercadillos, a cualquier sitio que voy en cuanto que me entero de que hay uno allí me dirijo.

Uno de mis preferidos es el rastro de Madrid, me tiene encandilada desde niña. Otro de mis favoritos es el de antigüedades en Navacerrada.

Y ahora tengo otro para la colección y es el mercadillo hippie de Ibiza, Las Dalias.

Mercadillo, Las Dalias en Ibiza 1

Un mercadillo que se inició en 1985 y que ya ha conseguido estar en todas las guias de turismo de Ibiza.

Y no es por los puestos que más me ha gustado, sino por el ambiente y los diferentes espacios creados donde poder descansar un ratito mientras te tomas desde un te sentado en cojines en el suelo hasta un bocata apoyado en la barra de un pequeño bar exterior.

La decoración, el ambiente, el mobiliario de la cafeteria restaurante principal es totalmente hippie y para algunos muy evocativa de aquellos años ’70.

Un lugar encantador.

Un beso, Mury

Lo último...

Bragas absorbentes Loop para esos días difíciles del mes

Poco a poco las bragas menstruales se van haciendo un hueco entre los productos de  higiene de las mujeres, sustituyendo a las clásicas compresas...

4 propósitos para la salud de la mujer imprescindibles

Dejar de fumar, ponerse en forma o aprender un idioma, suelen ser propósitos habituales cuando se inicia un nuevo año. Pero además de estos,...

Eliminar varices con microespuma en Madrid, el mejor tratamiento

Las varices se pueden convertir en un importante problema para la salud de las personas, o simplemente un defecto estético molesto. Las varices aparecen...

Cómo aliviar el dolor y la pesadez de las piernas cansadas

El cuerpo humano es una compleja máquina donde todo tiene que estar engrasado bien para asegurar su buen funcionamiento. Cuando algo falla, aparecen ciertos...

El Calzado que van a desear tus pies

¿Estás pensando en regalos de Navidad? Una propuesta que nunca falla es el calzado; a todo el mundo le ilusiona estrenar zapatos  y si,...
Artículo anteriorCuadros en las esquinas
Artículo siguienteDecimos adiós a María Isbert