Posturas para alimentar la sexualidad

Existen numerosas posiciones sexuales para disfrutar al 100% del sexo, esto evita el caer en la rutina y apartar a un lado el placer y los gustos personales.

Es importante para la salud la convivencia en pareja, la alimentación de la sexualidad y la novedad.

Las posiciones sexuales son un buen método para todo ello.

Para poner “sal” a tu vida puedes darle a la imaginación y adaptar algunas maneras “picantes”.

La hamaca es una buena posición, se trata de estar sentado en una superficie dura con las piernas flexionadas y la mujer acomodada entre él y su tronco.

El trapecio es sentarse con las piernas abiertas y la mujer arriba de él, dejándose caer hacia atrás. Esta postura requiere mucho equilibrio.

La doma consiste en la posición del hombre sentado y la mujer encajada encima. Esta posición puede llegar a alcanzar el orgasmo fácil y placenteramente.

La butaca es una posición recostada sobre una almohada dejando las piernas abiertas y flexionadas y la mujer acomodada encima apoyada en los hombros de él.

El Ying Yang consiste en mantenerse ambos  en cuclillas e ir hacia adelante y hacia atrás imitando el movimiento de una hamaca.

La fusión es apoyarse en las manos sentado con las piernas estiradas y echarse hacia atrás levemente, la mujer se sitúa encima y apoya sus brazos detrás de su cuerpo.

La posición cortesana trata de situarse la mujer en el borde de la cama y él arrodillarse delante abrazándola y poniéndose a su altura.

La balanza es la posición más común, consiste en ponerse sentados, ella encima de él y de espaldas.

Con todas estas posiciones puedes conseguir alimentar la sensualidad y la convivencia en pareja.

Fuente: doctissimo