-

Principales beneficios que ofrece el dejar de fumar

Hay un lema que dice que si fumas, te consumes. Hay que reconocer que es una gran verdad, ya que el tras cada calada que damos al cigarro, nos vamos consumiendo un poco, tanto por dentro como por fuera. A pesar de que todo el mundo sabe de lo perjudicial que puede resultar el tabaco para nuestro organismo, cada año millones de personas se inician en este hábito. El tabaco no solo afecta a nuestra capacidad pulmonar, sino también a otros ámbitos como al blanco de nuestros dientes, el brillo de la piel o el olor que desprendemos. Debido a todo esto, es importante mentalizarnos de la importancia de dejar de fumar.

El principal problema que encuentran los fumadores a la hora de dejar el tabaco, es que en muchos casos no saben cómo hacerlo, o si el método utilizado es el correcto. Aunque siempre se ha dicho que la mejor solución es dejarlo de forma radical, no todo el mundo tiene la fuerza necesaria para hacerlo. Por este motivo, es importante contar con la ayuda de algún tipo de ayuda externa, ya sea especialista o algún medicamento, que haga todo este proceso más sencillo.

Beneficios de dejar de fumar

Como os podréis imaginar, son muchos los beneficios que ofrece el dejar de fumar. Lo que no todo el mundo sabe, es que estos beneficios se empiezan a experimentar al cabo de tan solo unas horas. Veamos a continuación algunos de los beneficios más importantes.

Mejora de la salud general

El tabaco incorpora cientos de sustancias que son nocivas para nuestro organismo. Dejar de fumar, nos permitirá que la salud de nuestro organismo mejore tan solo 24 horas de haber dado este paso.

Reduce el riesgo de infarto

Las personas que fuman tienen una mayor probabilidad de sufrir algún infarto a lo largo de su vida. Dejar de lado el tabaco, hará que esta probabilidad se reduzca considerablemente.

Mejora en el sentido del gusto

Las partículas que forman parte del tabaco, hacen que nuestro sentido del gusto se “atrofie”, haciendo que los alimentos no sepan todo lo bien que deberían. Cuando se deja de fumar, el sentido del gusto va recuperando su capacidad para distinguir los sabores de forma más eficiente.

Algo parecido pasa con el sentido del olfato, pudiendo percibir olores que antes ocultaba el tabaco.

Mejora de la condición física

El tabaco afecta directamente a nuestra capacidad pulmonar, lo que se traduce en que a la hora de realizar alguna práctica deportiva, nuestra capacidad y resistencia sea menor. Cuando se deja el tabaco, esta capacidad se va recuperando.

Mejor higiene bucodental

La boca es una de las partes de nuestro cuerpo que más sufre con cada calada. Al dejar de fumar, el color blanco de los dientes volverá a aparecer, contaremos con encías más sanas y también desaparecerá el mal aliento.

Reducción de sufrir algún tipo de cáncer

Aunque el cáncer de pulmón es el más habitual que se puede dar entre los fumadores, el tabaco puede contribuir a que aparezca en otras zonas del cuerpo. Quitarnos del tabaco nos ayudará a reducir la aparición de algún tipo de cáncer, además de otras enfermedades graves.

Por todas las ventajas que hemos visto a lo largo de nuestra publicación, creemos que bien merece hacer el esfuerzo para dejar el tabaco de una vez por todo. Tu cuerpo y las personas que te rodean, te lo agradecerán.

Lo último...