¿Qué necesitas diariamente para tu bebé?

Cuando quedan pocos días para que conozcamos nuestro bebé, es cuando empezamos a preparar la casa y a dejarlo todo a punto para la llegada del recién nacido. Son momentos de ilusión, pero también complicados, sobre todo para los padres primerizos. ¿Qué necesitará mi bebé? ¿Qué necesitaremos los padres para cuidarle y para que sea cómoda su llegada? No es fácil dejarlo todo a punto. Así que en este artículo te hablaremos de algunos de los aspectos que debes cuidar antes de la llegada de tu bebé y de algunas de las cosas que debes tener a punto, como este tipo de producto, para la llegada de tu hijo o hija.

Preparar la casa. Te recomendamos que lo dejes todo a punto para la llegada del bebé. No solo para él, sino también para ti. Habilita un espacio para él, donde guardar sus cosas, dónde tener el cambiador y donde poder ordenar todos estos objetos que necesitarás para cuidarle. Es esencial el orden, para que lo encuentres todo cuando lo necesites. Prepara también la cuna en vuestra habitación y déjalo todo listo para tu recuperación. El 1 mes de tu bebé es fundamental, son las cuatro semanas en las que el recién nacido y la familia os iréis acostumbrando a la convivencia e iréis cogiendo una rutina.

Ropa. Una de las cosas que hay que tener a punto para la llega del recién nacido es la ropa. Lo mejor es que esperes un poco para saber cuánto va a medir o pesar y así hacerte una idea de la talla que tendrá. Piensa que hay bebés que se saltan la talla de recién nacido y directamente usan ropa de bebé de uno o dos meses. De todas formas, recuerda que los bebés crecen muy rápido. Lo más importante es que compres ropa suave, holgada, cómoda y caliente si es invierno o transpirable para verano. Lo mejor es el algodón orgánico. Y sobre todo, los bodies son súper útiles y lo que más utilizarás.

Pañales y toallitas. Sabiendo que vais a ser padres aprovechar antes de que llegue el recién nacido para planificar aquellos utensilios básicos. Los pañales y las toallitas húmedas son básicos. Igual que la mesa para cambiar el pañal. Hay muchos tipos de pañales y toallitas al mercado, aprovecha para informarte. Aunque al final será tu propio hijo el que acabará decidiendo con que se siente más cómodo. ¡Ya lo verás!

Lactancia. Tanto si decides darle el pecho como no, tendrás que planificar cómo lo llevarás a cabo. Si no quieres darle el pecho tendrás que informarte sobre las diferentes fórmulas de leche para bebés. Y si vas a darle el pecho necesitarás algunos accesorios, una la almohada de lactancia, los sujetadores aptos para dar leche o el extractor de leche materna. ¡Ah y no te olvides de los biberones!

Carrito y cuna. Y sólo te falta tener a punto el carrito para desplazar a tu recién nacido y la cuna, donde dormirá, nunca mejor dicho, cómo un bebé.