¿Por qué técnicas de reproducción asistida apuestan los españoles?

Para muchos, ser padres puede convertirse en el más grande de los sueños. Sin embargo, en el camino a obtener la “familia perfecta” pueden existir ciertos obstáculos que les impidan a las parejas traer un niño al mundo.

Nuestro mundo está sometido a constantes cambios y/o avances, y la rama medicinal no se queda atrás. En la actualidad existen varias técnicas de reproducción asistida que pueden hacer realidad “ese sueño”.

Si quieres tener una familia, pero sientes que has agotado todos los recursos, antes de darte por vencido puedes brindarle un voto de confianza a alguna de las técnicas de reproducción asistida más fiable.

Técnicas de reproducción asistida: mejores opciones

En España, actualmente, son muchas las parejas que se han encontrado con la dificultad de iniciar una familia debido a problemas de fertilidad, situación que les obliga a buscar alternativas en el campo de la medicina para encontrar una pronta solución.

De hecho, estudios indican que España se ubica en el puesto número dos de la Unión Europea con el índice más bajo de maternidad.

Dentro de las técnicas que pueden ser utilizadas para que una mujer logre quedar embarazada se encuentran:

La fecundación in vitro

Es una técnica de reproducción mediante la cual se inyectan espermatozoides en el óvulo. No obstante este proceso es realizado fuera de la madre.

Una vez que la técnica es completada, se procede a ser insertado en el útero para su posterior desarrollo.

La inseminación artificial

Consiste en la colocación de semen directamente en el útero.

Aunque el límite de probabilidad es relativamente bajo -ya que puede presentarse el caso-, de que la paciente sea alérgica a los espermatozoides.

La inyección intracitoplasmática

Icsi es un procedimiento que se basa en la inyección de espermatozoides en el óvulo directamente en el  citoplasma.

Inyección espermática intracitoplasmática

Considerado una de las mejores técnicas de reproducción asistida.  Expertos afirman que los procesos de fecundación basados en la inyección intracitoplasmática o ICSE, brindan más del 70% de probabilidades de éxito.

Este procedimiento es más selectivo. Suele utilizarse al no haber un gran conteo de espermatozoides, o al tener estos poca movilidad.

Dicho factor afecta a algunos hombres, los cuales deben someterse a tratamientos rigurosos que en muchos casos no mejoran su situación.

Es por ello que, para contribuir con el índice de maternidad en España algunos pacientes dejan muestras de semen sano antes de iniciar con la ingesta de medicamentos, con la finalidad de que estos puedan ser utilizados en el procedimiento de ICSI.

A pesar de sus eficaces resultados, la inyección intracitoplasmática es usada en casos donde procesos como la inseminación artificial o fecundación in vitro no dieron respuestas favorables.

Selección de espermatozoides en icsi

Para esta técnica de fecundación en particular, la recolección de semen es minuciosa, ya que solo son elegidos los espermatozoides óptimos para que el proceso tenga mayor éxito. La movilidad, calidad y morfología son aspectos a tener en cuenta durante la selección.

Embriones cultivados

Tras la selección de espermatozoides y la fecundación de los óvulos, se realiza un cultivo de embriones siendo valorados por su calidad, la cual aumenta la probabilidad de éxito de implantación.

Seleccionados los mejores embriones, el siguiente paso es transferirlos a la madre mediante un proceso sencillo, introduciéndolos al útero y utilizando herramientas como un catéter. Todo esto bajo monitoreo ecográfico para verificar la correcta transferencia del embrión.

¿Cómo saber si la inyección intracitoplasmática tuvo éxito?

Este proceso es muy fiable. Sin embargo debe tenerse en cuenta el tiempo recomendado por el especialista para que la paciente se someta a una prueba de embarazo y obtener los resultados esperados.