Truco de belleza para un pelo fabuloso

Aceite de oliva para el cuidado de nuestro pelo. Ya sabes que el mismo sirve de marco a nuestro rostro y se convierte, en uno de nuestros objetivos más importantes a la hora de cuidarnos para lucir bien. Hay muchas cosas que puedes aprovechar para ello, algunas como los productos para el cabello que encuentras en cualquier tienda. Y también puedes recurrir a la naturaleza, que pone a tu alcance opciones que se convierten en efectivos trucos de belleza.

Hoy compartimos contigo, uno de esos trucos de belleza para el pelo. Nada complicado ni caro, sencillamente algo que sí funciona, siempre y cuando seas constante en su uso. Porque algunas veces, intentamos una rutina de belleza, pero la abandonamos antes o cuando apenas comenzamos a disfrutar de sus benéficos efectos, así que ten en cuenta ello, sé constante y obtendrás buenos resultados.

aceite de oliva

 En este caso vamos a aprovechar el aceite de oliva, que tanto beneficio trae a nuestro organismo al consumirlo en los alimentos. Pero ahora, vamos a usarlo como un hidratante natural para nuestro cabello, porque el aceite de oliva contiene importantes nutrientes que hidratan y abrillantan el cabello, haciendo que el mismo no solo luzca bello sino que esté saludable.

Para ello, tendrás que aplicar cada noche, una generosa cantidad de aceite de oliva sobre el cabello, distribuyendo el mismo  por todo el cabello ya sea con los dedos o usando un peine de dientes anchos. Y luego, colocar encima del cabello, una toalla con temperatura ligeramente caliente,  que conseguirás, colocando la misma dentro de un cubo con agua caliente y retorciendo para retirar el exceso de agua, y dejando sobre el cabello hasta que la toalla esté fría.

Esto permite que el aceite de oliva se fije a las hebras del cabello, y que el calor permita que el mismo penetre y aporte la salud que el cabello necesita para lucir brillante y resistir a la deshidratación que sufre por los elementos y por el uso del secador. Luego de retirar la toalla puedes lavar el cabello con agua tibia o bien dejar que se seque y lavarlo al día siguiente.

Imagen: Pinterest

Ir arriba